RED DE RASTREADORES

El País pone a Castilla-La Mancha como ejemplo en la lucha contra el Covid-19

FOTO: Europa Press. FOTO: Europa Press.

La descarga en las comunidades autónomas de la gestión de la lucha contra el coronavirus, y en particular del control de la pandemia, ha llevado a que las comparaciones se hayan vuelto inevitables. Son varias las estrategias a seguir para evitar que se produzca una segunda ola tan virulenta como la que azotó a España en marzo y entre ellas, una de las que más elogios ha cosechado es la de Castilla-La Mancha. En concreto, el diario El País ha señalado en su edición de este domingo que la región puede considerarse un ejemplo en un frente vital para combatir la enfermedad. 

Se trata de la red de rastreadores. En su artículo "Ocho veces más contagios en 40 días", el diario señala que "Hay comunidades que se afanaron en potenciar su red de vigilancia y seguimiento, como Castilla-La Mancha, que dispuso un equipo de 420 enfermeras de vigilancia epidemiológica, una por cada 5.000 habitantes, como recomienda la Organización Mundial de la Salud, para hacer un seguimiento a los contagiados y a sus contactos". 

En contraposición, El País expone que "otras comunidades mucho más pobladas, como Madrid, no se prepararon igual de bien y hay menos de la mitad de vigilantes que en Castilla-La Mancha para 3,5 veces más población". Se trata de un dato que deja en muy buen lugar a la región y que ya se está empezando a notar en las estadísticas de Sanidad. 

En el mismo artículo se explica que "Madrid y las dos comunidades que la abrazan, Castilla-La Mancha y Castilla y León, son tres de los territorios más golpeados por la epidemia. Sin embargo, el crecimiento exponencial de contagios en España desde que terminó el estado de alarma y se levantaron todas las prohibiciones de movilidad ha afectado menos a esas tres autonomías". Buenas perspectivas, por tanto, pero que no deben invitar a bajar la guardia, puesto que la pandemia todavía no ha pasado y cualquier tropiezo puede dar al traste con una estrategia que, al menos sobre el papel, está dando sus frutos en la región. 

Compartir