LA REGIÓN HA ADQUIRIDO 5.850

Castilla-La Mancha, la primera en distribuir tests rápidos entre sanitarios y residencias

Castilla-La Mancha ha recibido este sábado los primeros 5.850 primeros test rápidos de los 60.000 que ha comprado el Gobierno regional para la detección del coronavirus Covid-19, que permiten establecer si una persona está infectada o no en apenas quince minutos.

Los primeros test que han llegado a Castilla-La Mancha cuentan con la certificación europea y la aprobación de la Agencia Española del Medicamento y han sido validados por especialistas del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ha informado la Junta en un comunicado.

Además, ha sido remitida alguna unidad al Instituto de Salud Carlos III para que el Ministerio de Sanidad conozca el tipo de test adquiridos por el Gobierno de Castilla-La Mancha.

Los test se enviarán este domingo a las diferentes gerencias del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha con el fin de que puedan iniciar su realización cuanto antes en función a un protocolo diseñado en el que se establecen los colectivos prioritarios: profesionales sanitarios, residentes y trabajadores de residencias de ancianos sospechosos, pacientes ingresados en hospitales pendientes de decisión de aislamiento y personal esencial.

En el caso de las residencias de ancianos, la Consejería de Sanidad ha previsto que la realización de los test se lleve a cabo en las propias instalaciones residenciales, mientras que en los centros sanitarios se ha establecido que sea cada gerencia la que decida la organización del circuito para su realización.

"Con estos nuevos test rápidos de coronavirus será mucho más fácil y rápido detectar a aquellas personas afectadas por el Covid-19, permitiendo la adopción de decisiones más ágiles en cuanto a la contención de la transmisión comunitaria de la enfermedad", ha indicado el Gobierno.

Primera región en adquirirlos según Page

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha destacado que la región ha sido la primera en adquirir test rápidos para detectar si un paciente está contagiado de COVID-19, y que han superado las pruebas de fiabilidad que han realizado los expertos sanitarios de la región.

En una comparecencia de prensa en el Palacio de Fuensalida -sede de la Presidencia del Gobierno regional-, el presidente castellano-manchego ha precisado que la región ya dispone de unos 6.000 test rápidos, que podrán empezar a ser distribuidos desde este mismo domingo a través de las gerencias sanitarias de Castilla-La Mancha, y ha afirmado que en total la comunidad autónoma ha adquirido unos 60.000 test rápidos.

Asimismo, el presidente autonómico ha apuntado que la adquisición y validación de estos test rápidos se ha confirmado al Gobierno de España y al ministro de Sanidad, Salvador Illa, y aseverado que la comunidad autónoma ha tramitado conjuntamente con el Ministerio todos los contactos relacionados con las ventas y con los profesionales, para "poder compartir la información y los proveedores" e incluso ha señalado que varios de los test rápidos se han enviado al Instituto de Salud Carlos III, para que conozcan el tipo de test adquirido.

En cualquier caso, ha resaltado que todas las comunidades autónomas trabajan en red y ha agradecido "los esfuerzos" del Gobierno central y del ministro de Sanidad para "ayudar a desbloquear multitud de trámites" y "multitud de aduanas".

Llegada de más respiradores

Incluso ha desvelado que la Consejería de Sanidad está contacto con el Ministerio de Asuntos Exteriores, que está ayudando a desbloquear la llegada de respiradores, que están bloqueados en Turquía, y que Castilla-La Mancha ha comprado junto con Navarra.

En cuanto a los test rápidos, ha precisado que, a diferencia de los últimos conocidos, "no va por las fosas nasales", sino que "va por la sangre, es capilar" y parte de proveedores españoles, que "tienen la certificación de la Agencia Española del Medicamento" y están verificados.

"Esta mañana se ha trabajado de manera increíble, haciendo decenas de pruebas y seguimos haciéndolas, siempre con la cautela de que estamos en una lucha contra reloj en un mercado desaforado de productos farmacéuticos", ha subrayado García-Page.

En cuanto a la distribución de los test rápidos, el presidente castellano-manchego ha indicado que la Consejería está planificando las prioridades y ha situado en primero lugar al personal sanitario que está en aislamiento, con el objetivo de que si no están contagiados, se puedan incorporar lo antes posible a su puesto de trabajo, pues ha considerado que "están sufriendo por no poder colaborar."

También son prioritarios, ha añadido el presidente castellano-manchego, las personas mayores, sobre todo los que están en residencias, algunas de ellas están viviendo una situación "crítica", y "donde es más difícil llevar a cabo el aislamiento de los mayores".

Asimismo, también estarán en los colectivos prioritarios los pacientes que están en urgencias.

"Es un paso más en una guerra que es muy larga y muy dura y todavía va a ser dura y larga, pero es un paso sustancial e importante", ha destacado el presidente autonómico.

No obstante, ha añadido que estos test rápidos no significa que la región vaya a dejar de adquirir los PCR, porque también son pruebas "definitivas" y ha adelantado que la próxima semana llegarán más pruebas de este tipo a la región, al tiempo que también se han adquirido máquinas para tratar los datos.

El presidente castellano-manchego, que ha mostrado sus condolencias a los familiares de los fallecidos por esta pandemia y también a los familiares del secretario general del Colegio Oficial de Médicos de Albacete, Santos Julián González Martínez, que ha sido el primer sanitario de la región que ha muerto por coronavirus, ha agradecido "el esfuerzo, el trabajo y la entrega" de los profesionales sanitarios.

También ha valorado la comprensión de aquellos pacientes que tenían una cita con un especialista o estaban a la espera de realizarse alguna prueba médica y que están "esperando con paciencia, sin insistir" a que se les dé una nueva cita médica, cuando pase la crisis del COVID-19.

Recado a Holanda

Además, Page ha cargado contra el argumentario de algunos países del norte de Europa sobre la actitud de España en la gestión ante la pandemia de coronavirus. "Algunos medios del norte de Europa hablan del sur del continente como gandules, que no trabajamos, que no nos esforzamos. Además de ser una gran patraña y mentira, es algo disolvente y peligroso".

Así se ha pronunciado en rueda de prensa después de que el ministro holandés de Finanzas, Wopke Hoekstra, acusara a algunos países de no haber ahorrado lo suficiente para hacer frente a la pandemia de coronavirus, recalcando que ante la pandemia todos los países corren "los mismos riesgos".

En este punto, ha avanzado que en la conferencia de presidentes autonómicos programada para este domingo va a pedir el "apoyo unánime" a las decisiones del Gobierno de España, que ha sufrido declaraciones "duras y cruentas" de "distintos socios de la Unión Europea". "Todo mi apoyo al Gobierno de España para que Europa corrija su error de mirada indiferente en esta crisis".

Con todo, ha cargado duramente contra el "egoísmo" que los países del norte tienen "contra los países del sur". Ahora toca "movilizar recursos económicos y poner en marcha dinámicas que reactiven la economía".

Compartir
Update CMP