SOLO EL PARTIDO IBÉRICO HA VOTADO EN CONTRA

Puertollano prohíbe el botellón en la nueva Ordenanza de Convivencia

Isabel Rodríguez, alcaldesa de Puertollano Isabel Rodríguez, alcaldesa de Puertollano

El pleno de la corporación municipal de Puertollano (Ciudad Real) ha aprobado este jueves, con el único voto en contra del Partido Ibérico, la nueva Ordenanza Municipal de Convivencia, que entre otros aspectos, establece la prohibición de la práctica del botellón en los espacios públicos del término municipal.

La nueva ordenanza, consensuada con partidos políticos, asociaciones de vecinos y colectivos sociales, regula los mecanismos y sanciones con el objeto de la conservación del espacio público "como un lugar donde se conjuguen respeto, libertad, ocio, entretenimiento, libre circulación, siempre con pleno respeto a los derechos de los demás y a la dignidad de la persona".

La edil Ana Belén Mazarro ha destacado otro aspecto novedoso de esta norma, que ofrece como alternativa a las sanciones la prestación de servicios a la comunidad.

Desde la oposición, el único partido que se ha opuesto ha sido Íber, que ha criticado lo que a su juicio es afán "sancionador y recaudatorio" de la norma. El resto de formaciones se han mostrado satisfechas, al considerar que han quedado regulados muchos aspectos que anteriormente estaban sometidos a un "limbo" jurídico.

EL BOTELLÓN, PROHIBIDO
Uno de los aspectos más novedosos de la ordenanza es el que atañe al botellón, que queda prohibido. Según se recoge en su texto, se entiende como "práctica del botellón", el consumo de bebidas, preferentemente alcohólicas, en la calle o espacios públicos, cuando como resultado de la concentración de personas, o de la acción de consumo, se pueda causar molestias a las personas que utilicen el espacio público y a los vecinos, deteriorar la tranquilidad del entorno o provocar en él situaciones de insalubridad. En todo caso queda prohibido el consumo de bebidas alcohólicas en los bancos del mobiliario urbano, fuentes, parques y jardines y aquellos otros lugares públicos, que supongan el deterioro visual de la ciudad.

La realización de las conductas descritas como práctica del botellón será constitutiva de una infracción leve, y se sancionará con multa de 90 hasta 750 euros, salvo que los hechos sean constitutivos de una infracción más grave. En estos casos las sanciones podrán ser de entre 750 a 3.000 euros.

MODIFICACIÓN DE LA ORDENANZA DE PROTECCIÓN AMBIENTAL
También se ha aprobado, con los únicos votos en contra de Íber y Vox, la modificación de la Ordenanza de Protección Ambiental, que se endurece en algunos aspectos.

Según ha explicado la edil Noelia Caballero, se establece la caducidad de los expedientes sancionadores en seis meses, y las cuantías de las sanciones se elevan, en el caso de infracciones leves, hasta 750 euros; 1.500 en el caso de las graves, y 3.000 en las muy graves. Además, el horario de depósito de residuos se adelanta a las 19.00 horas en el periodo de invierno, y el transporte de animales estará prohibido en medios públicos, salvo las excepciones ya reguladas o cuando el usuario los lleve en un transportín.

Vox e Iber se han mostrado contrarios al incremento de las sanciones, que consideran con carácter meramente recaudatorio. El resto de las formaciones les han recordado que las sanciones no deben equipararse a los impuestos y tasas, y que se deben penalizar de manera ejemplar las conductas incívicas.

Compartir