23 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

DICEN QUE HUBO UNA PELEA

Esclarecedor testimonio de los testigos de la presunta muerte de un hombre a manos de su hijo en Ciudad Real

Varios testigos que han declarado en la tercera sesión del juicio en la Audiencia Provincial de Ciudad contra C.A.O, de 32 años, acusado del presunto asesinato de su padre tras atropellarle en Torrenueva, han apuntado que fue el progenitor de éste quien provocó la pelea previa en el bar insultando "de manera insistente" a su hijo.

Ante la sala, con jurado popular, han tomado la palabra varios clientes del bar donde se produjo la pelea previa y que después acudieron al lugar donde se encontraba la víctima herida. Así, han declarado un joven que estaba jugando al billar, la persona que fue con el acusado al bar tras estar previamente en otro establecimiento hostelero de la localidad, dos hermanas y una amiga que también se encontraban en el lugar "tomando algo".

Todos han coincidido en que el padre mostraba síntomas de estar bastante bebido y en cuanto a la situación del hijo, el que estaba con él ha manifestado que había bebido una cerveza y varias copas antes de llegar al bar donde ocurrió la disputa.

Además, ha manifestado su sospecha de que estaba drogado, aunque delante de él no consumió ningún estupefaciente. Y es que, según ha manifestado ante la sala, en el pueblo "se comenta" que el procesado bebía mucho y consumía drogas los fines de semana.

"El padre empezó a increparle y el hijo no entraba al trapo", ha declarado una de las chicas, para añadir que estuvo insultándole durante toda la noche hasta que el hijo "saltó finalmente". "El padre le insultaba cada vez más alto y el hijo se acercó con intención de callarlo", ha apuntado su amiga.

Cuando se acercó a su padre le dijo que no iba a ir a la boda de la hermana, ha declarado el acompañante del acusado, a lo que ha añadido que el que más insultó fue el padre diciéndole al hijo cosas sobre su madre. "Me puse en medio para que no llegaran a las manos", ha explicado.

Sobre el episodio de la banqueta, el chico que jugaba al billar ha manifestado que él fue uno de los que fue a sujetar al acusado para que no agrediera a su padre. "No es un chico conflictivo pero si le tocas la moral salta como todo el mundo", ha añadido.

Por el contrario, las chicas han manifestado que recuerdan el episodio de la banqueta pero no han sabido precisar ninguna de las tres quién quería agredir a quién ya que se dispusieron a recoger para irse. "Me puse muy nerviosa al ver que había disputa, así que le dije a mi hermana y a mi amiga que recogiéramos, que nos íbamos", ha explicado una de ellas.

Tras frenar al acusado en su intento de agresión con la banqueta, varios de los testigos han contado como invitaron al padre a abandonar el bar y que el acompañante del hijo se ofreció a llevarlo a su casa, pero se negó. "Al padre se lo llevaron, y seguía diciendo cosas que no recuerdo porque estaba muy nerviosa, quería irme", ha apostillado una de las chicas.

Un coche a gran velocidad

Las tres chicas, tras abandonar el bar coinciden en declarar que al pararse a despedirse de una de ellas en una esquina, vieron por una paralela a un coche a gran velocidad. "Cuando nos despedíamos de mi amiga recuerdo escuchar a un coche muy rápido, como chirriar de ruedas o cuando un motor está muy acelerado".

"Me llamó la atención. No pasó por la calle en la que estábamos, sino por la otra esquina", ha explicado una de las chicas, a lo que ha añadido que alcanzó a escuchar varios insultos.

"Le conocí pero pasó muy rápido", ha añadido su hermana refiriéndose que se trataba del acusado. "Suele conducir rápido, con acelerones", ha concluido la amiga de ambas.

"Pensamos que era un animal"

Tras despedir a su amiga, las dos hermanas han coincido por separado en explicar que al dirigirse hacia su casa comenzaron a escuchar "como un ronquido, y que pensaron que era un animal.

"Miramos hacia la esquina y estaba ese señor tumbado, el ronquido era de él", ha añadido una de ellas. "Vimos al padre, estaba boca arriba con el pantalón un poco bajado, me puse muy nerviosa, había bastante sangre", ha manifestado la otra.

Paralelamente, los que se quedaron en el bar han explicado en el estado en el que regresó el acusado para coincidir en decir que llegó diciendo que había atropellado a su padre con las manos en la cabeza. "Lo vi alterado, nervioso y preocupado", ha manifestado su acompañante, que ha añadido que nadie escuchó la afirmación de que lo "había dejado tirado como un perro".

Tras eso varias personas del bar corrieron hasta el lugar donde estaba el padre. Las chicas han explicado cómo llegaron el camarero del bar y otros más, que lo pusieron en posición fetal y llamaron a los servicios de emergencia. "Estábamos todos muy nerviosos, todos chillábamos".

Sobre la actitud del acusado, las hermanas han manifestado que llegó y se metió en su casa. "No se acercó a auxiliar a su padre, se metió en su casa y en ningún momento se acercó a ver como estaba", ha señalado sin saber precisar si hablaba por teléfono o no.

COMPARTIR: