LLEVABA AÑOS ESCONDIDO EN UNA FINCA Y CON FUERTES MEDIDAS DE SEGURIDAD

Cae años después el peligroso fugitivo que atropelló y dejó herido a un guardia civil en Castilla-La Mancha

La Guardia Civil ha detenido en una finca abandonada y de difícil acceso próxima a Villarejo de Salvanés (Madrid) a un peligroso fugitivo de 37 años que en 2008 atropelló y dejó malherido a un agente de la Agrupación de Tráfico de este Cuerpo, tras una investigación que se inició en julio pasado en Cuenca. Los agentes le han localizado oculto en una finca donde tanto él como la mujer que le encubría y le suministraba la comida, de 38 años, que también ha sido arrestada.

La Guardia Civil ha detenido en Madrid a un fugitivo que atropelló y dejó herido a un Guardia Civil de tráfico en 2008 en Chillarón (Cuenca), tras localizarle oculto en una finca abandonada próxima a Villarejo de Salvanés. Según ha informado este martes el cuerpo en un comunicado, se trata de un peligroso fugitivo de 37 años que fue detenido pese a adoptar grandes medidas de seguridad y oponer una fuerte resistencia.

El hombre llevaba fugado desde el 2008 y tenía cuatro órdenes de detención e ingreso en prisión por delitos de atentado contra agente de la autoridad, estafa continuada, falsedad documental, lesiones, pertenencia a organización criminal y delitos contra la seguridad vial, cometidos en varias provincias del territorio nacional. Le constaban cuatro órdenes de detención e ingreso en prisión emitidas por autoridades judiciales de Madrid, Guadalajara, Cuenca y Vitoria.

La investigación se inició el pasado mes de julio del año 2018, cuando componentes del Sector de Tráfico de Madrid detectaron cómo una persona tras hacer uso de documentación falsa huyó de un control policial en la carretera N-320, a su paso por la localidad de Chillarón (Cuenca). Posteriormente, los agentes encargados de la investigación descubrieron que podría estar escondido en el interior de una finca rústica abandonada y de difícil acceso, próxima a la localidad madrileña de Villarejo de Salvanés.

Así, el detenido se encontraba en su interior, con grandes medidas de seguridad para no ser detectado, ya que tenía apagadas las luces en todo momento en el interior y no abandonó la edificación en ningún momento, recibiendo víveres y la visita de una mujer una vez cada dos semanas. El fugado carecía de actividad laboral y no mantenía relación ni con familiares ni amigos; tras complicadas gestiones los investigadores descubrieron que se ocultaba en la referida finca.

De esta forma, la semana pasada se procedió a la entrada a la finca y a su detención. Los detenidos son un hombre y una mujer de nacionalidad española, de 37 y 38 años, con un importante historial de antecedentes y quienes tras ser puestos a disposición de la Autoridad Judicial competente, decretó el ingreso en prisión inmediato del hombre.

COMPARTIR: