REALOJO DE 12 FAMILIAS

Importante paso del Ayuntamiento de Toledo para desmantelar el poblado del Cerro de los Palos

Un total de 12 familias residentes en las viviendas del sector sur del asentamiento del Cerro de los Palos de Toledo, que serán demolidas la semana que viene, han sido realojadas en distintos domicilios de la ciudad y otras localidades.

En rueda de prensa el concejal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Toledo, Javier Mateo, ha destacado que el derribo de la zona nace del acuerdo entre los técnicos municipales, la asociación socioeducativa Llere y las comunidades de vecinos residentes en el Cerro de los Palos.

De las doce familias que han abandonado el Cerro de los Palos, algunas han sido realojadas en viviendas en alquiler social, otras en propiedades pertenecientes a sus familias y un tercer grupo en distintas localidades.

Mateo ha precisado que cuando el equipo de Gobierno municipal comenzó a trabajar en las tres zonas del Cerro de los Palos -norte, sur y noroeste- había 47 familias alojadas en 50 chabolas, lo que supone 140 personas.

Pese a que Mateo considera que el derribo no es la solución, ha aclarado que esta intervención supone "el mayor avance en políticas de inclusión en el Cerro de los Palos".

35 familias continúan residiendo

Además, ha hecho un llamamiento al Gobierno de Castilla-La Mancha para avanzar en la búsqueda de una solución para las 35 familias que continúan residiendo en las 38 viviendas de las zonas norte y sur, aunque también ha matizado que una parte de la financiación de los proyectos de inclusión social procede de la Junta.

Ha criticado que "antes de la época de Cospedal, el presupuesto que recibía Toledo era el doble" al tiempo que ha remarcado que el realojamiento de las familias es una cuestión de voluntad política que pasa por buscar fórmulas para proporcionar empleo y vivienda a las familias que allí residen con programas de tutelaje.

Asimismo ha confirmado que la semana que viene se demolerán las viviendas del sector sur del asentamiento después de que en los trabajos previos se hayan detectado restos de fibrocemento en algunos techos.

"Dado que el derribo de las mismas podría llevar a la ruptura, se inició un procedimiento de gestión de amianto con una empresa para que con el correspondiente plan eliminara los elementos con amianto y evitar que se rompieran", ha explicado Mateo.

7 toneladas de amianto

La actuación de retirada de estas 7 toneladas de placas de uralita se realizó en febrero con un coste de 4.350 euros y se encargó a la empresa Tygma, pero no se procedió a la demolición de las viviendas porque los expertos aconsejaron no intervenir como consecuencia de las lluvias.

En ese sentido, el edil ha afeado las declaraciones del portavoz del grupo municipal del PP, Jesús Labrador, sobre los residuos de fibrocemento en el Cerro de los Palos y ha respondido que Labrador ya había recibido información y habría obtenido más si lo hubiera solicitado, por lo que ha criticado que Labrador prefiere ser un "trilero político".

"Al señor Labrador no le importan un carajo las familias del Cerro y prefiere usarlas para engañar a los toledanos. Ayer habló del Cerro de los Palos, no tuvo ni decencia, ni dignidad en hacer referencia a familias que están malviviendo allí. Esa es la política social del PP", ha criticado Javier Mateo.

Respecto a la comparación que realizó el dirigente popular entre los restos de amianto en el Cerro de los Palos y los vertidos del barrio de Santa María de Benquerencia, Mateo ha señalado que no se pueden mezclar toneladas de "amianto machacado" con unas placas compactas.

COMPARTIR: