21 de noviembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

MUCHA TENSIÓN A SU LLEGADA A LA AUDIENCIA DE CUENCA

Sergio Morate, el acusado de matar a Laura y Marina, se niega a declarar en el juicio

Sergio Morate después de ser detenido en Rumanía
Sergio Morate después de ser detenido en Rumanía

El juicio con tribunal del jurado que se celebra en la Audiencia Provincial de Cuenca contra Sergio Morate, acusado los asesinatos de Marina Okarinska y Laura del Hoyo en agosto de 2015, se ha iniciado con tensión entre familiares y amigos a su llegada a las puertas de la sede judicial.

A la llegada de Morate a las puertas de la Audiencia de Cuenca, varias amigas y familiares, fundamentalmente de Laura del Hoyo, han increpado al procesado, entre gritos como "criminal" o "asesino" e intentos de acercarse al procesado, que han sido impedidos por los numerosos agentes de la Policía Nacional que se han desplegado para evitar incidentes.

Antes, habían colgado en las vallas que se han colocado junto al edificio de la Audiencia pancartas en las que se leían escritos como "Qué se haga justicia con el asesino que arrebató mi vida" o "Asesino tú si que no mereces vivir".



Morate ha llegado en un furgón de la Guardia Civil desde la cárcel de Estremera (Madrid) en la que está internado y ha subido a la carrera las escaleras laterales por las que ha entrado en el edificio de la Audiencia Provincial escoltado por dos guardias civiles.

Por la entrada principal, han ido pasando las personas que están asistiendo como público a vista oral, entre especiales medidas de seguridad que se han puesto para acceder al edificio.

Entre ellos familiares de las dos víctimas, como la hermana de Marina, Alina Okarinska, que han declinado hacer declaraciones al ser requeridos por los medios de comunicación.

La Fiscalía pide un total de 48 años de prisión para Morate al considerarle culpable del asesinato de Marina, su expareja, y de su amiga Laura en verano de 2015. Un jurado popular compuesto por siete hombres y dos mujeres decidirán sobre su culpabilidad o inocencia.

Primer varapalo para su defensa

Este jurado popular ha rechazado la propuesta del abogado defensor de Morate de aislarse o de celebrar el juicio a puerta cerrada. Tras quince minutos de deliberación, el portavoz del jurado ha explicado que todos los miembros del jurado "son personas lógicas capaces de tomar la decisión basándose únicamente en las pruebas" que se expongan en el juicio, y no por "la información de redes sociales o medios de comunicación".

"En cuanto a la propuesta de celebrar el acto a puerta cerrada, creemos en la no necesidad de que así sea, excepto cuanto se trate de temas delicados que puedan afectar a las víctimas", ha aseverado.

La defensa de Sergio Morate había solicitado el aislamiento de los miembros del jurado popular que han de juzgar su culpabilidad, asegurando que ellos mismos han declarado sentirse influenciados por los medios de comunicación.

La fiscal ha rechazado los argumentos de la defensa, explicando que las excepciones que la ley recoge a la hora de garantizar la publicidad, no ha habido ninguna razón de orden público que motive la celebración del juicio a puerta cerrada. La abogada de la familia de Marina Okarinska ha entendido que esta petición es una "estrategia de defensa", asegurando que el jurado ya ha prometido dictaminar "con imparcialidad, examinando todas las pruebas". "Esta parte no tiene ninguna duda". De su lado, el abogado de la familia de Laura del Hoyo sí se ha reservado la opción de pedir para algún momento determinado la celebración a puerta cerrada. "Entendemos que sería el jurado el que tendría que solicitar su incomunicación por considerarse presionados", ha añadido.

Morate se niega a declarar

Posteriormente, Morate no ha querido declarar después de las exposiciones que han hecho el ministerio público, las acusaciones particulares y el abogado defensor.

En sus exposiciones, tanto la fiscal Cristina Moruno como los abogados de las acusaciones particulares han expuesto al jurado su consideración de que Morate es el autor de las muertes de Marina y de Laura y de que así se va a poner de manifiesto a lo largo del desarrollo la vista, mientras que su abogado defensor ha subrayado que no hay una sola prueba que incrimine a su representado.

Previamente, el presidente del tribunal y de la Audiencia Provincial de Cuenca, José Eduardo Martínez Mediavilla, ha rechazo la petición de la abogada de la familia de Marina Okarinska de que el jurado procediera a hacer una inspección ocular de la vivienda en la que supuestamente se cometieron los asesinatos.

También ha rechazado que se incorpore al sumario un comunicado que hizo público la familia de Sergio Morate en agosto de 2015, que apareció publicado en todos los medios de comunicación nacionales, como había solicitado el abogado de la familia de Laura del Hoyo.

"Nunca tuvo pensamiento de matar"

La defensa de Sergio Morate sostiene su defendido "nunca tuvo pensamiento" de acabar con la vida de Marina "ni confeccionó un plan" para ello, añadiendo que había una relación entre ambos "estrecha y cordial", como a su juicio demuestra un encuentro previo en Valencia para operar a un perro propiedad de Marina.

Tal y como rezan las conclusiones provisionales de la defensa, leídas por el presidente del tribunal, José Eduardo Martínez, la defensa entiende que "no es lógico que fuera intencionado, ya que Morate tenía previsto ir a un concierto a Valencia y después a Rumanía para ser padrino en el bautizo del hijo de un amigo", indicaba la defensa, añadiendo que "había muchas llamadas mutuas" entre ambos.

Morate "estaba convencido de que la situación de ruptura era transitoria", además de que era desconocedor del nuevo estado civil de Marina, que había contraído matrimonio pocos meses antes.

El abogado, José Javier Gómez Cavero, en su primera intervención dirigiéndose al jurado popular, ha pedido a sus miembros que "intenten" no dejarse influenciar a lo largo de esta semana ni por medios de comunicación ni por terceras personas para poder mantener la imparcialidad.

Ha aprovechado para advertir de que los testimonios que se pongan de manifiesto a lo largo del juicio "son sólo opiniones". "No porque un policía diga que es culpable, es culpable".

"Ustedes pueden opinar lo que quieran de Morate. No confundamos, no estamos valorando si es bueno o es malo", ha dicho, para posteriormente criticar que las acusaciones particulares y el Ministerio Fiscal hayan sacado a relucir durante esta primera jornada del juicio el hecho de que Morate tuviera antecedentes de maltrato.

Gómez Cavero ha puesto de relieve que "desde el primer momento" se apuntó a Morate como culpable. "Directamente, a este señor es al único al que se ha investigado", ha aseverado.

"No hubo pruebas reales"

Según ha dicho el abogado, "hay una sola prueba" que apunta a Morate como culpable. "No hay pruebas reales de que las chicas subieran a la casa", ha dicho, agregando además que "no hay ni una sola señal" ni restos de las víctimas ni en la casa ni en el coche.

También ha rechazado que su viaje a Rumanía fuera motivado por una huida, ya que tenía pensamiento de viajar hasta allí para asistir al bautizo del hijo de un amigo.

Ha adelantado además que el testimonio y los informes de forenses que pasarán por la Audiencia provincial de Cuenca se dilucidará que "ni Marina ni Laura murieron estranguladas".

Alegaciones de la Fiscalía

La representante del Ministerio Fiscal, Cristina Moruno, ha explicado al jurado popular que durante el juicio se intentará acreditar tanto la autoría como la premeditación.

Para justificar la alevosía en el asesinato de Marina, ha recordado que la golpeó dejándola inconsciente antes de asfixiarla con una brida, provocándole la muerte cuando estaba sin sentido e indefensa.

Sobre el asesinato de Laura, ha dicho que no había una "motivación particular" para acabar con su vida, pero tuvo que "quitarla de en medio" debido a que había presenciado el primer asesinato. Ha recalcado que el acusado cerró la puerta de la vivienda donde cometió los crímenes, reduciendo así las posibilidades de Laura de escapar.

La abogada de la familia de Marina, por su parte, se ha dirigido al jurado recalcando que todas las circunstancias preparatorias fueron ideadas para "actuar con impunidad".

Considera también que actuó con alevosía con un "ataque por sorpresa" que aseguraba la indefensión de Marina, "una gravedad añadida a estos hechos".

Ha puesto de manifiesto además que durante la relación, Morate "controlaba" a Marina, y el asesinato fue "el último acto de dominio" que perpetró el acusado.

También ha adelantado que se podrá escuchar durante la celebración del juicio la grabación de una conversación de Marina con una amiga en la que le cuenta que tiene miedo de Morate, por lo que tiene decidido volver a Ucrania.

La existencia de alevosía

El abogado la familia de Laura, Luis Felipe Valero, de su lado, ha dicho en sus alegaciones que en el caso de Laura "también hay alevosía" ya que tampoco tuvo posibilidad de defensa, a lo que ha sumado que cerró con llave la puerta de la vivienda para que "no hubiera defensa posible".

"Acreditaremos la forma de ser del acusado, que ya había sido condenado por acciones no muy lejanas de esta causa, y acreditaremos también la alevosía en el caso de Laura, una persona que sólo por hacer un favor a una amiga perdió la vida", ha subrayado.

Además, ha pedido que se incluya en la causa el comunicado de la familia del acusado días después de ser detenido, en el que lamentaba los asesinatos y repudiaba a Morate, extremo al que se ha opuesto la Fiscalía y la defensa del acusado y que no ha sido finalmente admitido por el presidente del tribunal.

El abogado de la Junta, Antonio Navarro, ha dicho que como acusación popular no puede entrar en peticiones de indemnización, tras lo que ha incidido en la "superioridad" física de Morate para justificar la imposibilidad de defenderse de las víctimas.

COMPARTIR: