DENUNCIA ANTE LA INSPECCIÓN DE TRABAJO

El sindicato médico de Castilla-La Mancha vuelve a lanzar un SOS: la situación de la sanidad es "crítica"

La sede del Sescam, en Toledo La sede del Sescam, en Toledo

La Inspección de Trabajo de Toledo, tras la denuncia por parte del Sindicato Médico de Castilla-La Mancha (CESM CLM) por supuestos incumplimientos de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, ha solicitado documentación al Complejo Hospitalario de Toledo, al Hospital Nacional de Parapléjicos, a la Gerencia de Atención Primaria de Toledo y a la Gerencia Integral de Talavera de la Reina, todos ellos dependientes del Servicio de Salud regional (Sescam), para evaluar el riesgo de exposición biológica especifica al coronavirus al que están expuestos los profesionales sanitarios; comprobar si se entregan equipos de protección individual (EPIs) con carácter permanente, en número suficiente y adecuado; y si se adoptan las medidas pertinentes a fin de garantizar el acceso a la formación e información de la protección frente al coronavirus.

El CESM CLM, que califica como "crítica" la situación que se está viviendo en la sanidad castellano-manchega, considera "evidente" que la pandemia "ha sacado a relucir las carencias e ineficiencias del sistema de salud y en especial de la Atención Primaria como puerta de entrada". "Consideramos que la situación actual se concreta en déficit de recursos humanos y asistenciales, sobrecarga de trabajo asistencial y burocrático/administrativo, deficiente organización y coordinación, carencia de protocolos consensuados y procedimientos adecuados, empeoramiento progresivo de la situación y, por último, personal agotado y decepcionado", añaden.

Por todo ello, el sindicato médico exige que se acredite documentalmente todos los requerimientos de la inspección y que se dote con urgencia a los profesionales sanitarios "de los recursos necesarios para poder garantizar la adecuada asistencia junto con la seguridad física y mental de profesionales y pacientes".

Compartir