POLÍTICA COMÚN CONTRA EL TRASVASE

Castilla-La Mancha anuncia para otoño un pacto regional del agua ampliamente consensuado

El Gobierno regional quiere tener cerrado el documento de posición común de la sociedad de Castilla-La Mancha en un pacto del agua para otoño, después de haber negociado con todas las fuerzas políticas, también las extraparlamentarias. Así lo ha manifestado el consejero de Medio Ambiente, Francisco Martínez Arroyo, en declaraciones a los medios de comunicación tras la reunión mantenida este lunes en Toledo con el secretario regional de UGT, Carlos Pedrosa.

Martínez Arroyo ha explicado que después de dos meses celebrando encuentros con los distintos agentes económicos, sociales, ambientales y sobre todo agrarios de la región, espera tener el borrador del documento en dos semanas para trasladárselo a las fuerzas políticas y abrir un proceso de "diálogo fluido" que se concrete en un documento que abarque "la mayor parte de las sensibilidades de la sociedad castellano-manchega".

En este sentido, ha vuelto a pedir que "ninguna fuerza política se quede fuera de la defensa de los intereses de su región y de los ciudadanos de Castilla-La Mancha", porque además una voz unánime permitirá negociar en mejores condiciones un posible acuerdo en el país en materia de agua, ha dicho. De hecho, ha asegurado que el Ejecutivo autonómico va a poner "toda la carne en el asador" para que "todos aquellos que tengan y quieran defender los intereses de la región puedan estar de acuerdo con el planteamiento que se va a hacer desde el Gobierno regional".

La base del acuerdo, según el titular de Medio Ambiente, es que todos los agentes sociales coinciden en que "la política del agua no se puede reducir a la aprobación de trasvases" y en que hay que priorizar otras cuestiones como el impulso a la desalación como forma de "poner fecha de caducidad al trasvase".

Trasvase2017HoyInt690

Asimismo, ha hecho hincapié en que el documento de posición de Castilla-La Mancha con respecto al agua debe contemplar la compatibilidad del desarrollo económico con la protección de los espacios naturales, fundamentalmente los humedales. Martínez Arroyo ha recordado que desde el inicio de la legislatura ha insistido en la necesidad de resolver el problema de los pozos de las explotaciones prioritarias, pero ha lamentado que "no ha habido manera de resolverlo".

Por su parte, Carlos Pedrosa ha manifestado que "Castilla-La Mancha no es el botijo del Levante y tampoco puede ser el pozo negro de las aguas mal o nada depuradas del centro del país", por lo que ha dado un "cheque en blanco" a la Junta de Comunidades para preparar el mejor documento de posicionamiento con respecto al agua. El líder sindical ha recordado que esta comunidad autónoma se encuentra afectada, en mayor o menor medida, por siete cuencas hidrográficas que, a su juicio, deberían ser un elemento generador de igualdad y riqueza para las cinco provincias pero "tienen un papel completamente diferente".

Para el secretario regional de UGT, es "impensable" que en pleno siglo XXI y en un país de la Unión Europea de los más desarrollados, la cuenca hidrográfica con mayor población se encuentre en "una situación tan indignante e insostenible".

Pedrosa ha achacado esta situación a que "la desigualdad territorial campa a sus anchas" todavía, después de cuarenta años de democracia, y a que el anterior Gobierno de España hablaba de un posible pacto del agua mientras elaboraba unos presupuestos para 2018 en los que las inversiones en materia de desaladoras, depuración e infraestructuras hidráulicas "brillan por su ausencia en cuanto a incrementos respecto a otros ejercicios anteriores", ha concluido. 

Un trasvase al mes

En todo caso, el consejero Martínez Arroyo ha destacado el cambio de "sensibilidad" del Gobierno de España en relación al trasvase Tajo-Segura, y ha confiado en que "en ningún caso, aprobará un trasvase cada mes". A preguntas de los periodistas durante las declaraciones ofrecidas con motivo de una reunión en Toledo con el secretario regional de UGT, Carlos Pedrosa, el titular de Medio Ambiente ha considerado que el cambio de Gobierno a nivel nacional va a suponer "conseguir avances" con respecto al problema del agua e ir a "un planteamiento que responda de verdad a los intereses del conjunto de la ciudadanía".

En este sentido, ha destacado la "sensibilidad" del Ejecutivo de Pedro Sánchez de empezar a contar con las comunidades autónomas para abordar este asunto, lo que para Martínez Arroyo ya marca una diferencia con el Gobierno anterior que cree que a Castilla-La Mancha le "va a beneficiar seguro". Es más, ha incidido en que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, tiene "una gran convicción de que muchos de los problemas del país desde el punto de vista económico, se pueden resolver haciendo un buen uso del medio ambiente y del agua".

PedroSanchezLaMoncloaOtraInt690

Además, ha resaltado que el Gobierno central parte de la base de un documento consensuado en el seno del PSOE a nivel nacional, "en el que Castilla-La Mancha se encuentra muy cómoda". Un documento, ha agregado, que plantea un modelo muy distinto del que proponía el Ejecutivo de Mariano Rajoy, que "prácticamente se reducía a un trasvase semanal o mensual", y ahora sin embargo apuesta por caudales ecológicos mínimos del Tajo a su paso por Toledo y Talavera, donde la Confederación Hidrográfica (CHT) instalará caudalímetros par conocer con exactitud cuál es el caudal del río a su paso por estas ciudades. El documento del PSOE también hace un planteamiento de sostenibilidad en el uso del agua, de depuración y de utilización de desaladoras.

Por otro lado, en cuanto a la participación de Castilla-La Mancha en los órganos de representación relacionados con el agua, Martínez Arroyo ha afirmado que la ministra se ha comprometido con el Gobierno regional a "consultar antes de tomar cualquier decisión". De este modo, se ha mostrado convencido de que no volverán a sucederse situaciones como en las que el Ejecutivo castellano-machego se enteraba de los trasvases a través de los medios de comunicación, ha enfatizado el consejero. "Probablemente coincidiremos en muchas cosas, en otras discreparemos, pero lo más importante es que vamos a participar en la toma de decisiones en política de agua", ha recalcado. 

COMPARTIR: