PACTO CON EMPRESARIOS Y SINDICATOS

Page anuncia su primerísima medida si revalida la Presidencia de Castilla-La Mancha

Emiliano García-Page, este miércoles en la localidad ciudadrealeña de Tomelloso
Emiliano García-Page, este miércoles en la localidad ciudadrealeña de Tomelloso

El presidente de Castilla-La Mancha y candidato del PSOE a la reelección, Emiliano García-Page, se plantea como primera medida si logra revalidar el cargo a partir del 26 de mayo, reeditar el pacto con empresarios y sindicatos para compartir de nuevo la agenda social en los próximos cuatro años.

En una entrevista concedida a Efe, García-Page se ha marcado como reto llegar de nuevo a "acuerdos determinantes" para que haya "previsibilidad, seguridad y certeza" y que la región "no pueda volver a mirar atrás y no caiga en ningún tipo de aventura o lotería". El candidato socialista ha valorado que la campaña electoral va "rodada" y "sin ningún tipo de conflicto y crispación", ya que ha dicho que sus compañeros de partido "han acogido muy bien la instrucción de no insultar ni faltar al respeto".

Asimismo, ha indicado que le está permitiendo "centrar perfectamente los intereses de la región", y mientras que "hay gente que puede hablar de otras cosas o que puede hablar del mundo mundial o de vaguedades, yo me puedo centrar en Castilla-La Mancha sin descuidar lógicamente lo que nos afecta en España".

En cuanto al programa, ha considerado que no es continuista sino que se diseñó hace cuatro años "sensatamente para ocho años", y en este sentido en esta legislatura que termina se ha centrado en "desbrozar el terreno que nos encontramos lleno de desperdicios y cascajos de todo el derribo y reencontrar los cimientos", ha subrayado.

Un programa de cambio

A partir de ahora, aspira a convertirse en un programa "de cambio", ha explicado García-Page, con el objetivo de "aprovechar las nuevas demandas, retos y dinámicas que está empezando a ver en España, y sobre todo preparar a la región de cara al crecimiento económico para que pueda aprovechar los vientos mejor que nadie".

En relación a sus rivales en la carrera por la Presidencia de Castilla-La Mancha, el candidato socialista ha apuntado que "cada uno va un poco a lo suyo" pero que supone que "a lo que se dedica la mayoría es a meterse conmigo", mientras que ha defendido que él solo se refiere al resto de partidos "para contestar o para hacer referencia a cuál es mi punto de partida, que fue el desastre de Cospedal".

Con todo, ha aseverado que "no subestima a nadie", sobre todo porque a su modo de ver España está dando muchos ejemplos de que en relación a cualquier pronóstico "puede pasar cualquier cosa".

En el caso de tener que pagar peaje, García-Page ha advertido de que la que tendría que pagar el peaje sería la región y no él y ha sentenciado que "puestos a tener que pagar peaje, habrá que elegir siempre el más barato", al tiempo que ha agregado: "Lo que no estoy dispuesto es a renunciar ni a mis principios ni a mi programa con el que me presento a las elecciones".

Respeto a las palabras de la candidata de Ciudadanos (Cs), Carmen Picazo, que abría la puerta al cambio si daba la suma, el candidato del PSOE ha dicho que su papel es "muy complicado como todo el que se puede ver entre dos aguas", y ha reconocido que sus palabras "dan que pensar que perfectamente pueden terminar colándose los herederos de Cospedal en el Gobierno y volver otra vez a la peor época de la región".

Duras y maduras

Preguntado por si seguiría en la oposición en el caso de no lograr el apoyo suficiente para continuar como presidente regional, ha respondido que "cuando uno se presenta tiene que estar a las duras y a las maduras", y que no afronta la próxima legislatura desde el "despiste, olvido o relajación" por la limitación de mandato porque cree que eso sería un "error".

El peor momento de esta legislatura, ha confesado García-Page, fue el fallecimiento de la consejera de Fomento, Elena de la Cruz, a la cual ha recordado emocionado, mientras que mejores momentos ha habido "muchos", ha remarcado, como el día en el que le comunicaron la victoria en el Tribunal Supremo con la sentencia a favor de los intereses del agua de Castilla-La Mancha o los datos de creación de empleo.

También en materia de agua, ha señalado que sería "tremendamente importante" para él que en la próxima legislatura se llegara a una solución no solo para el trasvase Tajo-Segura sino para la gestión del agua en su conjunto en todas las cuencas y en España, porque el tema del agua es "un problema de sostenibilidad social, económica y ambiental".

En cuanto al ámbito social, ha hecho hincapié en la Ley para universalizar la Atención Temprana que quiere impulsar en la próxima legislatura y que, a su juicio, "podría justificar una legislatura" como algunas de las leyes aprobadas en estos últimos cuatro años.

De cara al 26 de mayo, ha afirmado que "psicológicamente" no quiere pensar en una mayoría absoluta porque son muy difíciles con "la ley que impuso unilateral y torticeramente Cospedal", la cual ha considerado que "urge cambiar a medio plazo por el déficit democrático evidente", aunque ha indicado que "el mejor escenario y el más justo sería ese". Y su pronóstico para este domingo: "Va a haber una mayoría del proyecto que represento pero no descarto ningún escenario", ha concluido.

COMPARTIR: