HAN FIRMADO UN PROTOCOLO QUE TENDRÁ CUATRO AÑOS DE VIGENCIA

Castilla-La Mancha y Aragón unen fuerzas en la lucha contra el fuego

Los gobiernos de Castilla-La Mancha y Aragón han firmado un protocolo para luchar en la extinción y la prevención de incendios forestales en las dos comunidades que, con vigencia de cuatro años, tendrá un Comité integrado por responsables de las dos Autonomías que valorará las actuaciones y mejoras.

El titular castellanomanchego de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, y el aragonés de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, han rubricado el acuerdo que tiene como grandes objetivos mejorar la coordinación en prevenir y luchar contra los incendios forestales y optimizar los medios en los Montes Universales que comparten las dos Autonomías.

En la firma, a la que han asistido los directores generales de Política Forestal y Espacios naturales castellanomanchego, Rafael Cubero, y de Gestión Forestal, Caza y Pesca aragonés, Ángel Berzosa, los dos consejeros han coincidido en resaltar "el intercambio de experiencias y de conocimientos" conjuntos para, con la mejora de las tecnologías, "responder de manera rápida y más eficaz" a los problemas que puedan suscitar en caso de incendio forestal con "una mejor planificación y participación" que evite el solapamiento.

"Compartimos límites provinciales, Guadalajara, Cuenca, Teruel y Zaragoza, en los Montes Universales, y cualquier colaboración es enormemente útil, y este protocolo va en esa dirección", ha señalado Martínez, quien ha detallado que el Gobierno regional destina todos los años 44 millones de euros en la prevención y extinción, y 22,2 millones de euros más para los meses de verano.

El titular castellanomanchego ha añadido que el protocolo entra en vigor desde hoy mismo y ha aludido a que para la campaña veraniega de este año, que se inicia el 1 de junio y acaba el 30 de septiembre, "no prevemos tener que utilizar medios excepcionales" en la inmediata Semana Santa, que si ocurrió el año pasado, por las mejores perspectivas climatológicas que en el 2017.

Voluntad de "estrechar colaboración"

Por su parte, Joaquín Olona ha señalado "la voluntad de estrechar la colaboración" y "afrontar los retos que compartimos", en este caso por las "zonas muy despobladas" que comparten las dos regiones "en la alerta, detección temprana y la aplicación de los medios lo antes posible".

Además, ha ampliado Olona, "abordar posibles proyectos, que están por definir", en concreto la aplicación de nuevas tecnologías "en estas áreas de baja densidad demográfica, donde se pone más de manifiesto la dificultad para la actuación más temprana".

Olona también ha referido la "colaboración" en el ámbito de la empresa pública, al contar también con un organismo encargado de la extinción y prevención "para abordar problemas que, aquí, en Castilla-La Mancha, habéis resuelto" en alusión a la ganadería extensiva, ha ensalzado Olona.

Un proyecto que "nos ha inspirado y este año, por primera vez, hemos vinculado un presupuesto para la gestión de incendios forestales con la ganadería extensiva".

"La prevención dura los doce meses del año y una forma de hacerlo es a través de la ganadería extensiva" para lo cual se ha creado un plan estratégico, dotado con 50 millones de euros, para que "ovejas y cabras hagan de bomberos forestales".

También a preguntas de los periodistas, Joaquín Olona ha referido que la mejora de las comunicaciones es clave "en terrenos abruptos, de montaña, con la eficiencia de las torres de vigilancia", y que en su región también se ha puesto en marcha un programa que afecta a los incendios provocados por accidente de maquinaria agrícola con la idea de "intensificar y mejorar el conocimiento de sus causas".

COMPARTIR: