SALVO QUE SE CONSIDEREN "GRUPO ESTABLE DE CONVIVENCIA"

Castilla-La Mancha no cerrará aulas aunque se confirme un positivo entre los alumnos

La Consejería de Educación de Castilla-La Mancha ha remitido a los centros educativos de la región un documento firmado con fecha 21 de septiembre, al que ha tenido acceso EL DIGITAL, en el que informa sobre el nuevo protocolo a seguir cuando aparezcan casos positivos por coronavirus entre el alumnado. La principal novedad es que, a partir de ahora, según se establece en la Guía de actuación ante la aparición de casos de Covid-19 en centros educativos del Ministerio de Sanidad de 10 de septiembre, no se cerrarán clases en caso de que uno de los alumnos o docentes sea positivo salvo que dicho aula se considere "grupo de convivencia estable".

Así, en caso de detectarse un positivo en la clase la actividad docente seguirá con normalidad y solo tendrán que hacer cuarentena los contactos estrechos del contagiado, que son aquellos alumnos, profesores o trabajadores del centro que hayan compartido espacio con el caso confirmado a una distancia menor a dos metros dos metros, durante más de 15 minutos y siempre que no se pueda asegurar que se ha hecho un uso adecuado de la mascarilla.

En el documento remitido por la Junta a los equipos directivos de los centros escolares castellano-manchegos se recuerda que, en todos los casos, los convivientes de los casos confirmados (sus padres, hermanos, etc.) sí tendrán que permanecer en aislamiento durante el tiempo que indique Salud Pública.

Por último, se indica que "el periodo a considerar para la evaluación de los contactos estrechos será desde 2 días antes del inicio de síntomas del caso hasta el momento en el que el caso es aislado" y que "en los casos asintomáticos confirmados por PCR, los contactos se buscarán desde 2 días antes de la fecha de diagnóstico".

A modo de resumen, a partir de ahora el protocolo de actuación en caso de presencia de coronavirus en los colegios e institutos de Castilla-La Mancha queda como sigue: "Se indicará el aislamiento del aula si el caso pertenece a un grupo de convivencia estable durante el tiempo que establezca la autoridad sanitaria. Si el caso no pertenece a un grupo de convivencia estable se indicará la cuarentena de los contactos estrechos, si los hubiera, y el seguimiento de la actividad educativa normal por parte del resto de la clase. Una vez estudiados los contactos y establecidas las medidas de cuarentena para aquellos considerados como estrechos, las actividades docentes continuarán de forma normal, extremando las medidas de precaución y realizando una vigilancia pasiva del centro".

¿Qué es un grupo de convivencia estable?

Según se define en la Guía Educativo Sanitaria de Inicio de Curso publicada por la Consejería de Educación, "un grupo de convivencia estable es el que está formado por un grupo de alumnado de uno o varios niveles educativos (es posible hacer grupos internivelares) y que está asignado a un tutor o tutora de referencia".

Así, Educación decidió que los grupos de convivencia estables se estableciesen en Educación Infantil y en el primer ciclo de Educación Primaria (primero y segundo curso), aunque se pueden extender hasta sexto. Todos ellos deben "evitar la interacción con otros grupos del centro educativo, limitando al máximo el número de contactos".  En ellos, al margen del tutor de referencia, únicamente dan clase dos docentes especialistas como máximo.

"Un grupo de convivencia estable es la mejor opción organizativa para garantizar y facilitar la trazabilidad y la gestión de los casos de contagio que se puedan dar en un núcleo de socialización, también en el ámbito educativo. El grupo de convivencia estable permite que el alumnado pueda socializar entre sí, ya que no es necesario que se mantengan las distancias de seguridad establecidas. Debe tenerse en cuenta que, en todo caso, el profesorado que imparta docencia en estos grupos, debe llevar siempre mascarilla, así como el alumnado a partir de los 6 años de edad", se dice en la Guía.

En todo el territorio nacional

Este miércoles, Blanca Fernández, consejera de Igualdad y portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, ha confirmado la información adelantada por EL DIGITAL y ha señalado, a preguntas de los medios durante una rueda de prensa, que con esta actualización del protocolo se quiere "arrojar luz" en "momentos de incertidumbre", por lo que ha entendido que haya confusión en los centros, porque en esta situación todo lo genera.

"Los criterios son epidemiológicos. Es la misma instrucción en todo el territorio nacional", ha añadido Fernández.

De su lado, la Consejería de Educación ha emitido un comunicado en el que aclara que en el nuevo documento que se ha enviado a los centros educativos de la región, sobre el protocolo a seguir en la gestión de casos de COVID-19 en el ámbito educativo, no se indica explícitamente que no habrá cierre de aulas aunque haya positivos, aunque las medidas al respecto quedan claras y hablan de continuar la docencia "con normalidad" y que solo tendrán que hacer cuarentena los contactos estrechos del contagiado.

El sindicato UGT ha tachado el renovado protocolo como "incomprensible" e "irresponsable", asegurando que "en pleno aumento de contagios esta medida tiene el único fin de frenar el crecimiento diario de aulas cerradas desde el inicio del curso", puesto que, a su juicio, "no responde a una mejora de la situación en el aspecto sanitario".

Compartir