16 de diciembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

LA LEY PERMITE DESEMBALSAR SI HAY 400 HECTÓMETROS

La cabecera del Tajo tiembla ante el inminente trasvase que el Estado autorizará el martes

FOTO: Europa Press
FOTO: Europa Press

El pequeño alivio de los embalses de Entrepeñas y Buendía tiene pinta de que será efímero. Y es que este martes, los canales del trasvase Tajo-Segura podrían volver a llenarse, puesto que se reunirá la Comisión Central de Explotación del Acueducto, el organismo que evaluará la situación de la cabecera. En el caso de que se cumpla condición de que haya más de 400 hectómetros cúbicos, el Gobierno estudiará su autorización para ceder agua al levante.

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha anunciado, precisamente en Alicante, que la reunión está prevista para este martes según los "parámetros definidos", ya que las existencias de agua embalsada se evalúan con datos de primero de mes.

El último trasvase se desde los embalses Entrepeñas-Buendía (Tajo) al Segura se autorizó el 10 de mayo de 2017, por un total de 7,5 hectómetros cúbicos, ya que después de esa fecha los embalses bajaron de los 400 hectómetros cúbicos de agua almacenada. Ése es, precisamente, el límite que marca la posibilidad o no de trasvasar.

El pasado 27 de marzo los embalses de Entrepeñas y Buendía albergaban 431 hectómetros cúbicos, tras sumar esta semana 43 hectómetros cúbicos de agua. De mantenerse esta situación en este mes de abril, se podría dictar un cambio de estado de nivel 4, (cuando los embalses guardan 400 hectómetros cúbicos o menos y por tanto no se puede transferir agua a la cuenca del Segura) a nivel 3, que sí permite el trasvase.

Si la Comisión así lo determina, se elevará la correspondiente propuesta que deberá tener en cuenta no solo que se ha pasado a nivel 3, sino también la previsión técnica de las aportaciones futuras de agua, para garantizar la satisfacción de las necesidades de la cuenca cedente, de acuerdo con lo indicado en la propia ley.

La regla de la explotación

Las reglas de explotación indican que en función de las existencias "conjuntas" de los embalses de Entrepeñas y Buendía a comienzos de cada mes establece los siguientes niveles mensuales con arreglo a los que se realizará o no los trasvases. El máximo anual total que se puede trasvasar en un año hidrológico es de 650 hectómetros cúbicos, 600 hectómetros cúbicos para el Segura y 50 hectómetros cúbicos para el Guadiana.

Sin embargo, en caso de autorizarse un nuevo trasvase, al confirmarse el paso a situación de nivel 3, este no podrá superar los 20 hectómetros cúbicos, en un escenario denominado de "situación hidrológica excepcional", cuando el órgano competente podrá autorizar "de forma motivada" como máximo esa cantidad.

Para alcanzar situación de nivel 2, las existencias conjuntas de Entrepeñas y Buendía deben ser inferiores a 1.300 hectómetros cúbicos y sin llegar a los volúmenes de agua de nivel 3 y las aportaciones conjuntas registradas en los últimos doce meses deben ser inferiores a 1.200 hectómetros cúbicos. En esa situación, el órgano competente podría autorizar un trasvase mensual máximo de 38 hectómetros cúbicos.

Por su parte, la situación de nivel 1 llegará en caso de que las que las existencias conjuntas de Entrepeñas y Buendía lleguen a triplicar las actuales hasta ser iguales o superiores a 1.300 hectómetros cúbicos o cuando las aportaciones conjuntas entrantes a estos embalses en los últimos doce meses sean iguales o mayores que 1.200 hm3. En este caso, el órgano competente autorizará un trasvase mensual de 60 hectómetros cúbicos como máximo.

COMPARTIR: