SUPONEN UN PELIGRO PARA QUIEN LAS USA Y PARA LOS DEMÁS

Advierten sobre el peligro de unas mascarillas que cada vez están más de moda

Vuelven a la carga para advertir del peligro que suponen unas mascarillas que cada vez están más de moda y que, tal como afirman, no protegen a quienes las llevan ni a quienes les rodean.

El químico Luis Jiménez, más conocido en las redes sociales como Centinel, ya alertó sobre el asunto hace más de un mes, cuando se puso uno de estos tapabocas y comprobó que los pelos de su barba cabían por los agujeros de la prenda. ”¿Si deja pasar el pelo, es posible retener partículas microscópicas con virus y bacterias? La pregunta suena a chiste, ciertamente”, ironizaba en su blog, tal como recoge el Huffington Post.

“Cada vez veo más gente con este tipo de ‘mascarillas’, que más bien son ‘quitamultas’. Dicen que cumplen UNE 0065, pero es imposible, la eficacia de filtración bacteriana de esa redecilla es nula”, aseguraba.

Ahora, el propio Jiménez ha vuelto sobre el tema tras ver por la calle a siete personas mayores que llevaban la misma mascarilla “y seguro pensaban que les estaba protegiendo”. “Así que sigo la matraca: representación del tejido de esta mascarilla junto a partículas respiratorias (y foto original)”, ha publicado antes de denunciar que se venden “sobre todo” en farmacias.

De hecho, el científico ha hecho un experimento, llenando la mascarilla de agua y éste “la traspasa como en el caso de un colador, sin ninguna resistencia ni dificultad”. “No hacen falta tener un doctorado para entender que cualquiera de estas características es incompatible con ser capaz de filtrar y retener partículas de milésimas de milímetro y que portan virus y bacterias. Es decir, esta mascarilla no puede ofrecer protección contra el Covid-19, es físicamente imposible”, afirma en su blog.

Además, Jiménez asegura que la licencia que tiene la mascarilla “ha sido para la fabricación de mascarillas quirúrgicas de un solo uso, no para mascarillas higiénicas reutilizables”.

Compartir