PARQUE DE SAN JULIÁN

El alcalde de Cuenca defiende a capa y espada uno de sus proyectos más polémicos

El alcalde de Cuenca, Ángel Mariscal, ha defendido hoy el proyecto de reforma del parque de San Julián, que es desde hace un siglo un punto de actividades culturales por su ubicación en el centro de la parte moderna de la ciudad, a pesar del debate social que ha generado la actuación.

En una rueda de prensa en la que ha realizado un balance de sus tres años de gestión, Mariscal ha explicado que el proyecto, que fue aprobado en Junta de Gobierno Local el pasado 7 de mayo, pretende eliminar barreras arquitectónicas, hacerlo más accesible y restaurar el templete central, muy deteriorado.

También contempla mejorar la iluminación y mejorar la accesibilidad interior cambiando la arena por otro firme más consistente, entre otras cuestiones, ha indicado el regidor, que ha precisado que el proyecto está en fase inicial y que se expondrá al público para que la ciudadanía presente las alegaciones correspondientes. 

En este sentido, ha asegurado que respetarán lo que diga Patrimonio en este aspecto, en concreto en lo que tiene que ver con el muro perimetral del parque. 

En los últimos días, el proyecto de reforma del parque ha generado un debate social, que ha provocado además una recogida de firmas en la plataforma change.org, que suma más de 4.500 firmas.

Discrepancias de la oposición

Además, la oposición en el Ayuntamiento de Cuenca ha discrepado con de este proyecto, que el grupo de Ciudadanos, con tres ediles en el Consistorio, ha pedido al alcalde que "desista" de ejecutarlo porque propone demoler el muro dado que argumentan que no tiene "ni consenso social ni político". 

Los ediles de Ciudadanos pedido también a Mariscal que aclare públicamente "los intereses que subyacen" detrás de la decisión de acometer un proyecto "que no figura ni entre las quince primeras actuaciones del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) del Ayuntamiento de Cuenca" y han abogado por comunicar de forma peatonal los paseos fluviales del Júcar y el Húecar y abrir para ello el puente cegado de la Trinidad. 

Por su parte, IU, en una nota, ha avanzado que está dispuesta a presentar alegaciones contra el derribo del muro, si el proyecto se expone al público y ha apuntado que el cerramiento del parque estaría protegido de haberse aprobado un Catálogo de Bienes Inmuebles del municipio, al tiempo que han adelantado que no descartan además movilizaciones.

A su vez, Podemos Cuenca ha propuesto una consulta ciudadana porque cree que el proyecto atenta contra el desarrollo urbano sostenible y la lógica y ha advertido que "supone atacar la principal zona verde del centro".

Y el delegado de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en Cuenca, Ángel Tomás Godoy, ha reclamado al Consistorio que reflexione sobre este proyecto y ha insistido en que deberá contar con el visto bueno de Patrimonio. 

COMPARTIR: