DENUNCIARÁ EN EUROPA EL ESTADO DEL RÍO

García-Page hará las maletas para seguir en Bruselas con su lucha por el Tajo

FOTO: O. Huertas Fraile
FOTO: O. Huertas Fraile

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se propone desplazarse a Bruselas, si puede ser antes de que finalice la actual legislatura, para presentar en persona una denuncia ante las instituciones europeas por los "caudales ínfimos" del Tajo y contra los planes hidrológicos. Así lo desvela en una entrevista concedida a la Agencia Efe, en la que reflexiona sobre el estado del río y considera que la batalla judicial -el Gobierno regional ha presentado más de treinta recursos en los tribunales contra otros tantos trasvases aprobados por los sucesivos Ejecutivos centrales- es "solo una parte del problema".

"Realmente lo que hay que cambiar son las leyes", plantea García-Page, que recuerda que los trasvases se autorizan por la aplicación del Memorándum firmado en la anterior legislatura, bajo la presidencia en Castilla-La Mancha de María Dolores de Cospedal, y que implica que "la famosa paz del agua era una paz de cementerio" en la que unos pierden -en alusión a Castilla-La Mancha- y otros ganan, en referencia al Levante. 

En este sentido, valora que el Parlamento Europeo haya aprobado una norma que recoge en su exposición de motivos que "la reutilización de aguas residuales tratadas adecuadamente, por ejemplo procedentes de instalaciones de aguas residuales urbanas, se considera que tiene un menor impacto ambiental que otras alternativas de suministro de agua, como los trasvases de agua o la desalinización".

Por ello, siguiendo esta línea, afirma García-Page que el Ejecutivo castellano-manchego no va "a parar" y prepara una denuncia que presentará, en persona y si puede antes de que finalice la actual legislatura, ante la UE sobre los planes hidrológicos elaborados por el Gobierno central y "particularmente el del Tajo", porque "Europa tiene una estrategia diametralmente opuesta a la que tiene el Gobierno de España, el anterior y el actual", en alusión al mantenimiento de los trasvases. 

Cambiar el memorándum

En cuanto a la posibilidad de que el Gobierno central modifique el memorándum del Tajo, el presidente castellano-manchego apunta que el Ejecutivo de Madrid "estaba trabajando en un giro inteligente y razonable en la cuestión del agua en España", y aunque comenta que ambas administraciones tienen "ritmos distintos", coinciden en "una visión sostenible y moderna del agua", que pasa por fomentar la desalación y la reutilización del agua, así como la minimización de los consumos, sobre todo en un país con "dificultades pluviométricas".

Sobre el resultado de los recursos que, desde el inicio de la legislatura, ha presentado el Ejecutivo castellano-manchego ante los tribunales por la aprobación de trasvases, García-Page indica que algunos están en tramitación, pero otros ya se han resuelto en contra de los planteamientos de Castilla-La Mancha "basándose en el famoso memorándum", por lo que insiste en la importancia de "cambiar las leyes".

COMPARTIR: