DURO ANÁLISIS DEL SINDICATO CCOO

La segunda ola ahoga a las residencias: salarios "de miseria", jornadas "indecentes" y nula reacción política

El sindicato Comisiones Obreras (CCOO) ha pedido tanto a empresarios como a la Consejería de Bienestar Social de Castilla-La Mancha reunirse "cuanto antes" en una mesa de trabajo estable para abordar la "fase de alarma" y el "gravísimo problema" que atraviesan las residencias de mayores de la región debido al coronavirus.

Así lo ha puesto de manifiesto este lunes en una rueda de prensa el secretario regional de CCOO, Paco de la Rosa, quien ha estado acompañado por la secretaria regional de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios del sindicato, Chelo Cuadra.

De la Rosa ha lamentado que a día de hoy, cundo llega la segunda ola del coronavirus, siguen si tomarse las medidas necesarias en estos centros donde ha indicado que se sigue sin medidas de seguridad frente al virus, los trabajadores no tienen equipos de protección o se siguen doblando turnos.

Es por ello que ha hecho un llamamiento a los empresarios del sector y a la Consejería de Bienestar Social "fundamentalmente" para que estos centros no continúen en las condiciones de precariedad actuales: "La Consejería debe tomar las medidas que anunció al final de la primera ola y que no se han hecho hasta ahora".

Salarios "de miseria" y jornadas "indecentes"

En este sentido, se ha preguntado por qué la Administración se ha esforzado en contratar a personal sanitario sin dudas al respecto y "guardando ciertas líneas de dignidad" frente a lo que ocurre en las residencias de mayores, donde De la Rosa ha asegurado que los salarios "son de miseria", las jornadas laborales "indecentes" y no hay medidas de protección óptimas.

Así, ha pedido a la Junta que dé la vuelta a esta situación "como un calcetín" porque, bajo su punto de vista, este tiene que ser un "servicio esencial". "El caos fue tal que muchos residentes fallecieron encerrados en sus habitaciones", ha lamentado De la Rosa, quien ha dicho que el sindicato no quiere que esto vuelva a ocurrir pese a que ya hay centros con un grado de contagio "preocupante" y "no se están tomando medidas".

Con todo, ha dado un dato que ha calificado de "escalofriante" al señalar que de las personas que tenían derecho a vivir en una de esas residencias fallecieron hasta agosto de 2019 un total de 1.823 por causas naturales, mientras que hasta agosto de 2020 fueron 3.256. "Solo haciendo referencia a las que tenían derecho", ha dicho, para no olvidarse de "los miles" más que murieron sin ser diagnosticados y las que fallecieron siendo diagnosticados pero no tenían una plaza privada que pagar.

CCOO busca remover conciencias

De su lado, Chelo Cuadra ha puesto de manifiesto que los empresarios encuentran "verdaderas dificultades" para encontrar profesionales que trabajen en las residencias, sobre todo en el mundo rural, ya que las condiciones de trabajo "son precarias" y los empresarios no quieren "rascarse más el bolsillo".

"Es lógico porque el salario que se les ofrece no llega a los mil euros, van a descansar un fin de semana al mes y les dan una mascarilla para toda una semana", ha lamentado, para indicar que el sindicato quiere "remover conciencias" tanto en el sector empresarial como en el sector público.

Es por ello que ha asegurado que los anuncios de ayudas de dos millones de euros por parte del Gobierno regional "solo sirven para comprar el pan de dos meses en las residencias" o que el Plan del Respuesta Temprana del Ejecutivo castellano-manchego no se sabe en qué consiste o si se va a poner en marcha.

"Todo son anuncios pero realidades, ninguna", ha dicho, para insistir en que no hay protección para los trabajadores, hay una falta de personal "evidente", no existe un plan de contingencia para abordar los futuros casos y solamente se están haciendo PCR a los profesionales que vuelven de vacaciones en Toledo y en parte de Ciudad Real.

Así, ha apuntado que "esto va en aumento" y que, a 17 de septiembre, ya hay 77 centros en la región con algún tipo de afección por COVID y 1.353 fallecidos en residencias diagnosticados. "No puede ser que no se haya tomado ningún tipo de medidas y no sé a qué tenemos que esperar", ha finalizado.

Compartir