EMOCIONANTE IMAGEN

La voluntad de hierro del doctor Ramos: deja la UCI de Ciudad Real tras 69 días

Captura de Lanza Digital
Captura de Lanza Digital

El doctor Andrés Ramos, médico de familia salmantino afincado en Ciudad Real desde el año 1992, ha dicho 'adiós' a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario de Ciudad Real tras permanecer 69 días ingresado por el COVID-19.

A las puertas de la UCI esperaban al doctor Andrés Ramos su mujer, sus dos hijos y sus parejas para darle la bienvenida a la planta de hospitalización e intercambiar con él miradas y besos con los que celebraban la victoria de una batalla épica, ganada a pulso día a día durante más de dos largos meses, intubado en una cama.

Entre aplausos, sus compañeros sanitarios también han despedido al doctor Ramos, quien les ha correspondido con su saludo por haberle ayudado durante este tiempo a ganar esta cruzada contra el coronavirus.

Su hijo David, que no ha podido ocultar la enorme felicidad que ha supuesto para toda la familia reencontrarse después de todo este tiempo con su padre, ha explicado a Efe que para él ha sido uno de los momentos más emotivos de toda su vida.

Ayer, ha recordado, "vivimos lo que habían visto muchos días atrás por televisión, la salida de muchos otros pacientes que tras permanecer largo tiempo en la UCI volvían a respirar por si mismo tras ser desentubados".

"Fue emocionante ver salir a mi padre, reencontrarnos con él, mirarle y saber que ha sido un aguerrido guerrero que ha peleado duro en esta batalla", ha comentado.

David ha afirmado que su padre es una de las personas y de los profesionales sanitarios de España que más tiempo ha pasado ingresado en la UCI por el COVID-19, pero no ha dudado en afirmar que "ha merecido la pena la espera" porque, al final, ha vuelto a estar entre ellos, al contrario de que lo que "desgraciadamente" ha ocurrido con otros afectados por el coronavirus.

Ha explicado que su padre se contagió en el consultorio de Fuente el Fresno, perteneciente al Área de Salud de Malagón, donde trabaja actualmente y donde había atendido a una paciente de Madrid que había venido al municipio que también tuvo que ingresar en el hospital.

Entorno al 10 de marzo y cuatro días después, ha señalado, "empezó a tener síntomas y el 21 vio que iba a peor y se acercó al hospital, donde le hicieron una placa y le detectaron neumonía". Tras varios días en planta, ingresó en la UCI el 25 de marzo, donde ha estado intubado y sedado hasta este martes.

"Mi padre ha ganado una importante batalla, pero ahora tendrá que cuidar las heridas sufridas, que llegan en forma de recuperación, para volver a su nueva normalidad", ha asegurado David, porque "ha perdido mucha masa muscular, como les ocurre a los pacientes que permanecen tanto largo tiempo ingresados y sin moverse".

Por ello, ha ampliado, tendrá que pasar semanas para estar totalmente recuperado, aunque "siempre ha sido un hombre fuerte y está decidido a poner todo de su parte para acortar estos tiempos", ha desvelado.

David Ramos ha reconocido que "ahora todo será más fácil" para su familia, que "ha pasado dos largos meses pendiente del teléfono y de la llamada de médicos y enfermeras de la UCI, para saber cómo iba evolucionando", para quienes no ha tenido más que palabras de "gratitud y reconocimiento" por la generosidad y profesionalidad con la que están trabajando para afrontar esta pandemia.

"Con mi padre se han volcado y han estado de diez, no podemos sino tenerlos en un altar, porque ellos han hecho posible que mi padre vuelva a estar con nosotros y le han ayudado a superar los momentos tan críticos que ha vivido en la UCI", ha terminado.

Compartir
Update CMP