22 de septiembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

COORDINACIÓN ENTRE CONSEJERÍAS

La Junta trabaja para reducir las causas de los accidentes infantiles con bienes de consumo

FOTO: JCCM
FOTO: JCCM

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha impulsado la firma de un acuerdo de coordinación de competencias entre la Consejería de Sanidad, la Consejería de Educación, Cultura y Deportes y la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas para la prevención de riesgos en la población infantil provocados por el consumo y uso de bienes y productos no alimentarios.

La firma de este acuerdo, que tuvo lugar recientemente, tiene como objetivo principal la elaboración de un procedimiento operativo de investigación de los accidentes e incidentes infantiles producidos por productos o servicios asociados a éstos, en el ámbito territorial de la región, que contribuya a la eficacia del cumplimiento de las competencias y fines asignados a cada una de las consejerías que lo han suscrito, según ha informado la Junta. La finalidad de este procedimiento operativo es crear una red colaborativa de comunicación y notificación que permita averiguar o deducir las causas que generan aquellos accidentes infantiles en los que esté implicado un producto.

En el procedimiento participan el Servicio de Atención y Coordinación de Urgencias y Emergencias; la Gerencia de Urgencias, Emergencias y Transporte Sanitario; los Servicios de Urgencia de los hospitales y centros de Atención Primaria del SESCAM; los centros educativos de la región a través de la Dirección General de Programas, Atención a la Diversidad y Formación Profesional; y el área de Consumo de la Dirección General de Salud Pública y Consumo, que a su vez tiene encomendada la coordinación de dicha red y la implementación del procedimiento referido.

Con esta iniciativa de coordinación pionera en España se logra, por una parte, extender en Castilla-La Mancha la información procedente del sistema de red de alerta de productos peligrosos -RAPEX- de la Unión Europea a los ámbitos educativo, sanitario y comunitario para una intervención temprana en relación con las notificaciones de productos recibidas. Por otra parte, se contribuye a la seguridad infantil mediante la adopción de medidas preventivas que tengan su origen en el conocimiento de accidentes e incidentes atendidos en los servicios y centros anteriormente citados.

Con el fin de velar por el cumplimiento de lo establecido y evaluar sus resultados en términos de eficiencia con arreglo a las sinergias obtenidas, el pasado 17 de junio se constituyó la Comisión de Seguimiento del Acuerdo en la que están presentes todas las Direcciones Generales participantes en el procedimiento operativo.

COMPARTIR: