ENTREVISTA A ANASTASIO AREVALILLO

El alcalde de Torrijos compromete su ayuda a quienes "tuvieron que cerrar sus negocios de un día para otro"

Anastasio Arevalillo, alcalde de Torrijos (Toledo) Anastasio Arevalillo, alcalde de Torrijos (Toledo)

El alcalde de Torrijos (Toledo), Anastasio Arevalillo, ha valorado que "desde el minuto uno" todos los grupos municipales han estado "a lo que el Gobierno municipal dijera e hiciese" para combatir la pandemia de coronavirus y ha agradecido "no tener ruido de fondo" sobre todo "cuando tienes que gestionar algo tan grave como lo que estamos viviendo".

En una entrevista con Europa Press, Arevalillo ha señalado que el Consistorio ha escuchado las propuestas que las distintas formaciones le han hecho llegar y los portavoces han llamado para interesarse por la situación y "han sido informados de todo lo que iba pasando y de las decisiones que se iban a tomar o ya se habían tomado", ha destacado.

De igual modo, ha considerado "ejemplar" la actitud de los vecinos del municipio, donde "en un altísimo porcentaje toda la ciudadanía ha asumido lo que supone un estado de alarma de forma admirable" y han sido "una minoría los que se saltan el confinamiento y, los que lo hacen, están siendo multados por Policía Local y Guardia Civil".

El primer edil ha reseñado el "sentimiento de solidaridad, de ofrecimiento y de ganas por ayudar" que "desde el minuto uno" demostraron los torrijeños, que "se organizaron en grupos y se pusieron a coser mascarillas y a hacer pantallas protectoras en impresoras 3D".

Ha destacado cómo empresas torrijeñas han puesto su maquinaria y personal a disposición de esta causa y cómo industrias, pequeñas fábricas y comercios, ante su obligado cierre, "te dan lo que tienen, sean guantes, mascarillas, gorros, batas, monos de trabajo o gafas de soldar, por poner unos ejemplos, para abastecer a los que seguían currando en residencias de mayores, en el servicio de ayuda a domicilio, limpieza o supermercados".

A su juicio, esta crisis del COVID-19 ha evidenciado que "la sociedad torrijeña vive muy independiente en el día a día, pero que cuando hay que echar una mano o pides auxilio se vuelca al momento y se unen todos a una". "Que las trabajadoras y trabajadores municipales iban a darlo todo, que Protección Civil siempre está en los momentos difíciles y que la Policía Local estaría 24 horas al pie del cañón, eso ya lo sabía", ha indicado.

"Lo verdaderamente sorprendente es la capacidad de los más pequeños de la casa para adaptarse a la situación", incide, poniendo como ejemplo la actitud de sus dos hijas pequeñas, ninguna de las cuales "ha pedido salir a la calle desde el mismo momento que asumieron que no lo podían hacer", en un comportamiento, el de los más pequeños, que ve "infinitamente mejor que algunos adultos que se buscan excusas peregrinas para salir sin asumir que ponen en riesgo la salud de todos".

Los peores momentos

Arevalillo admite que su peor momento de la pandemia fueron "los primeros días, cuando la inmensa mayoría de la gente no era consciente" de lo que ocurría, especialmente del 12 al 14 de marzo, días en los que, sin saber aún cuándo iba a llegar el Real Decreto del Estado de Alarma, decidió adoptar medidas como el cierre de parques, plazas, terrazas de bares o el cementerio municipal y, junto a la Agrupación de Protección Civil, se pusieron a desinfectar las calles con el camión de bomberos, "cuando todavía no sabíamos si eso servía de algo o no".

En cuanto al futuro, es consciente de que los ayuntamientos, por sí solos, tienen "poco margen en lo económico" a la hora de abordar la recuperación aunque sí deben "ser el motor que dinamice" los municipios con iniciativas en el ámbito del comercio, las pymes y los autónomos.

"A nivel general, todo dependerá de la salud económica que tengan las arcas municipales de cada localidad, pero las verdaderas medidas de calado vendrán de los gobiernos nacional y regional, que estoy seguro las tomarán", ha manifestado.

El alcalde de Torrijos cree que la vuelta a la normalidad tendrá que asumirse mediante "un proceso gradual" donde "los primeros colectivos de edad y negocios que se clausuraron serán los últimos en volver", siendo "lógico" "que lo último que se abra sea el Centro de Día de Mayores, por poner un ejemplo", y tiene "muchas dudas" sobre el funcionamiento en verano de servicios que dependen del Consistorio como la piscina, los parques o los campamentos urbanos.

Finalmente, avisa de que, igual que durante el confinamiento se hemos salido a aplaudir cada día a los sanitarios y a las fuerzas de seguridad; nos hemos puesto a trabajar en cadena y a donar todo aquello que era necesario; "cuando acabe todo esto, tendremos que volver la mirada a esas vecinas y vecinos que tuvieron que cerrar sus negocios de un día para otro y que van a necesitar nuestra ayuda".

"Será imprescindible que todos los colectivos de nuestra sociedad sientan el calor, el afecto y el apoyo cuando todo esto termine, que terminará", concluye Anastasio Arevalillo, que anima a sus vecinos por el esfuerzo que están realizando. "Sois inmejorables" pero "toca seguir resistiendo un poquito más para que, al final, salgamos victoriosos y reforzados de esta prueba de superación".

Compartir