ANA M. ÁNGEL ESTEBAN, PSICÓLOGA Y SEXÓLOGA

Cómo protegerse psicológicamente del miedo y la ansiedad provocada por el confinamiento

Terrible es una palabra que se me queda corta en esta situación que estamos viviendo. Independientemente de lo positivo que encontramos con mayor o menor esfuerzo de este confinamiento, independientemente de los consejos que damos los psicólogos para hacerlo más llevadero, independientemente de la actitud positiva que todos tenemos que tener, sí o sí porque es la mejor opción, además de todo eso, existe el otro lado.

Tomamos todas las medidas para protegernos físicamente del contagio y del posible contagio a los demás, hacemos -doy por hecho- lo imposible pero nunca tenemos la seguridad de si algo se nos escapa. Nuestra conciencia se queda 'tranquila' si nuestra responsabilidad y empatía se expresan en su mayor y mejor grado. Ahora sale lo magnífico y lo peor de lo que llevamos, consciente o inconscientemente, dentro. Sale el egoísmo, el altruismo, nos descubrimos frágiles cuando pensábamos de nuestra fortaleza, nos damos cuenta de que sí existe la emoción en los abrazos, en las miradas, en los besos que nunca pensamos que pudieran ser los últimos con algunas personas.

Sabemos de la importancia de las palabras, de las palabras llenas de emoción y sentimiento. Sabemos, porque quizás ahora no lo tenemos, que lo importante no está en lo que se compra, sino en el día a día que pasa sin darnos cuenta. La libertad, la expresión y recepción del amor, el disfrute de forma individual de esas 'grandes' cosas que tenemos al alcance cada día pero que no se ven o porque las obviamos sustituyéndolas por otras que “han de venir”.

El futuro no existe y éso es una realidad. Creemos que dentro de 10 minutos haremos tal, que mañana nos veremos con cual... creemos… falsa sensación de control. Un porcentaje grande de cada uno de nuestros días no depende de nosotros. Una cosa es planificar y hacer, y otra cosa es controlar posibles interferencias con las que no contábamos que nos van a impedir eso, 'hacer.'

Hoy nos vamos a la cama contentos y mañana, en estas circunstancias, te levantas con fiebre, con malestar, con una imposibilidad ajena a ti que te va a impedir llevar a cabo lo que pensabas. Y no te estoy hablando de que después te mueres, que eso es una posibilidad real aunque en un porcentaje bajo, te estoy hablando de que solo existe el momento, este preciso momento, estés haciendo lo que estés haciendo. 

Está muy bien anticipar, planificar, ilusionarse… pero genial para disfrutarlo es que AHORA ES LO MÁS IMPORTANTE PARA TI, PARA TODOS, Y LO ÚNICO QUE EXISTE. Hace 5 minutos solo existe ya en tu recuerdo y dentro de 5 minutos solo existe en tu imaginación. No te pierdas ni te controles al expresar o recibir sentimientos, independientemente de los problemas económicos que doy por hecho que se resolverán. Está el lado psicológico que es el que te controla y te empuja a manifestarte con una actitud positiva, que aumenta por cierto las defensas o con una actitud negativa que nada cambia y que te hace sentir en absoluta indefensión, además de contagiar en ánimo a quienes te rodean. La protección no ha de ser solo física, también psicológica.

Estoy viendo en estos días personas a través del teléfono desbordadas por la ansiedad y el miedo, miedo real por otra parte.

Las personas sentimos seguridad cuando sabemos y nos sentimos con las herramientas eficaces, muchas o pocas, para  enfrentarnos a lo que sea, física o psicológicamente. Estamos seguros ante un examen si hemos estudiado, seguros en una entrevista de trabajo si sabemos cómo controlar nuestra imagen y respuestas. Seguros ante cualquier trabajo si tenemos una experiencia, una formación. Seguros y sin miedo ante cualquier síntoma o enfermedad para la que existe un tratamiento probado. Seguros ante cualquier circunstancia sobre la que tenemos unas pautas basadas en experiencias anteriores. 

En esta situación en la que nunca antes habíamos estado, nosotros ni nadie, no hay una estrategia ni conducta  a la que ajustarnos para controlar. Nos sentimos en indefensión, viendo los días pasar, y yo espero que de la mejor forma posible. Podría hablar se me ocurren sobre la marcha de muchos temas; "Cómo mejorar la convivencia en parejas con mala relación previa","cómo fortalecer vínculos emocionales ahora que estamos más tiempo juntos", "las decisiones que no hay que tomar ahora y que debemos posponer" o "gestionar la ansiedad y el miedo pero sin que nos anulen". Mi intención al empezar el artículo era hablar de la muerte, de cómo afrontar la muerte de familiares y personas queridas en esta situación tan anormal que dificulta enormemente gestionarlo psicológicamente. Pensaba escribir sobre las personas que están ahí sintiendo que van a morir solas, pero antes de todo eso, prefiero que seamos conscientes del AHORA, no perdamos el tiempo discutiendo, preocupándonos con cosas pendientes cuando vuelva al trabajo, imaginando y anticipando desgracias si estamos bien AHORA. DISFRUTEMOS de la forma más sencilla y sensible posible, disfrutemos de lo mínimo -un café, una peli, una ducha, una sábanas recién cambiadas, una caricia, una mirada sin palabras.- Disfrutemos de lo ÚNICO QUE ES REAL, el ahora, porque habrá un antes y un después de esto, espero. La lección de vida que nos esperábamos, YA ESTÁ AQUÍ, AHORA. Somos todos, no somos uno. Y ESPERO QUE DESPUÉS DE ESTO TENGAMOS UNA ACTITUD MÁS REAL. Yo soy una persona muy positiva por naturaleza y esta situación es jodida pero también REAL. Luchemos juntos, disfrutemos del momento, solos o en compañía, relativicemos gilipolleces... Mírate muy dentro y date un beso enorme, y si lo haces con quien te rodea, mejor. SOLO EXISTE HOY.

Aunque en directo en estas circnustancias casi todo se ha parado físicamente, sí  estoy, y sí que seguimos manteniendo la consulta para quienes se sientan mal a través del teléfono, videollamadas, etc. como a cada uno le resulte más fácil. Pero no estamos solos.

Un beso grande grande ¡¡que de ésta salimos!!

Ana M. Ángel Esteban es psicóloga clínica y sexóloga.

 

Consulta en Toledo y online. Teléfono 615224680.

 

Otros artículos de la misma autora:

Cómo nos afecta psicológicamente el coronavirus: herramientas para evitar el pánico

Cómo controlar al miedo y los síntomas psicosomáticos durante el encierro en casa

Compartir
Update CMP