CORTES REGIONALES

Casi dos tercios de la superficie quemada en Castilla-La Mancha se concentra en tres incendios

Castilla-La Mancha ha sufrido del 1 de enero al 30 de septiembre de este año 822 incendios forestales que han dejado cerca de 7.000 hectáreas arrasadas y ha tenido tres grandes fuegos, en Toledo, Almorox y Barchín del Hoyo (Cuenca) en la época de alto riesgo que han concentrado el 63 por ciento de la superficie afectada.

Estos son algunos de los datos que ha puesto de manifiesto este jueves el consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, durante su comparecencia en el pleno de las Cortes regionales para informar de la campaña de extinción de incendios en Castilla-La Mancha en 2019.

Una campaña que, según Escudero, ha sido similar a la de 2017 en cuanto al número de siniestros y superficie afectada y "especialmente complicada" por las condiciones meteorológicas, ya que las altas temperaturas, la sequía y el viento han favorecido los incendios y conatos de incendio, particularmente en el periodo de alto riesgo.

El consejero ha explicado que ha habido "tres grandes fuegos", de más de 500 hectáreas, dos de los cuales se han originado a finales de junio en la urbanización Montesión de la capital regional y en Almorox y, el tercero, el 30 de julio en Barchín del Hoyo, en la provincia de Cuenca.

Ha detallado que entre los tres han alcanzado un 63 por ciento de la superficie total calcinada hasta el 30 de septiembre, que asciende a 6.997 hectáreas, al tiempo que ha recordado que cerca de 3.000 profesionales han participado en la campaña de 2019, de los que 491 eran personal funcionario y laboral de la Junta y el resto de la empresa pública Geacam y de otras empresas.

Ha especificado que en junio, una elevada sequía unida a una ola de calor a final de mes, se saldó con dos de los tres grandes incendios citados y que julio también fue un mes "con niveles de sequía severa y el más caluroso desde que existen registros".

En cuanto a las causas, el titular de Desarrollo Sostenible ha matizado que 314 siniestros han sido por negligencia o causas accidentales, mientras que 287 han sido intencionados, 72 por rayo y 19 reproducciones.

Respecto a 2018, ha señalado que disminuyen los fuegos por rayo, se mantienen las cifras de negligencia y causas accidentales y se incrementa el número de incendios intencionados y las reproducciones, por lo que ha destacado la necesidad de incidir en educación para evitar los fuegos por negligencia.

Escudero ha asegurado que ha sido un año "especialmente complicado" para la extinción de incendios, que ha obligando al personal a realizar "un esfuerzo mayor que en la campaña pasada" y ha añadido que la escasez de precipitaciones y las altas temperaturas han obligado a limitar la utilización de fuego y maquinaria en dos ocasiones fuera de la época de alto riesgo.

A pesar de ello, ha remarcado que la campaña ha estado "dentro de la normalidad, en la media de los últimos diez años" en cuanto a superficie afectada y número incendios.

Además, ha agradecido el trabajo de los profesionales que se dedican a la prevención y extinción de incendios, a la vez que ha informado de que los trabajadores de Geacam se encuentran realizando tratamientos preventivos y actuando en alrededor de 9.600 hectáreas, con una inversión de 35 millones de euros.

En esta línea, el diputado socialista Julián Martínez ha reconocido que la campaña ha sido "mala" en comparación con la de 2018, ya que este año ha sido "el cuarto más bajo de los últimos cien años" en precipitaciones, a lo que ha habido que sumar el viento y varias olas de calor.

Por su parte, el parlamentario del PP Benjamín Prieto la ha tildado como "una de las peores de los últimos años", al tiempo que ha advertido de que Castilla-La Mancha "no destaca en el cuidado de sus montes", cuando "la lucha contra incendios debe tener su antesala en la prevención".

También el presidente del grupo parlamentario de Ciudadanos, Alejandro Ruiz, ha incidido en que "los incendios se apagan en invierno, cuidando el monte" y ha apostado por elaborar una Ley de Bomberos, previa a una ley de coordinación de todos los servicios de emergencias, así como por dotar al personal de más medios y formación. 

Compartir
Update CMP