EL GOBIERNO REGIONAL PIDE RESPONSABILIDAD

Page anuncia que Castilla-La Mancha no endurecerá las medidas contra el covid "salvo que lo indiquen los datos"

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en una imagen de este miércoles El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en una imagen de este miércoles

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha señalado este miércoles que la comunidad autónoma no va a "endurecer las medidas" en la lucha contra el coronavirus "salvo que lo indiquen claramente los datos", si bien ha reiterado que no descarta "tomar las medidas más extremas" como puede ser el confinamiento domiciliario. Por su parte, la consejera portavoz del Gobierno regional, Blanca Fernández, ha dicho esta mañana que "todas las medidas" están sobre la mesa con "pulso firme".

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha incidido en que tiene "pulso firme" para tomar medidas para frenar el avance del virus, pues "todas" están encima de la mesa y no renuncia a ninguna, pero ha considerado que no se deben "tomar de espaldas" al Consejo Interterritorial de Salud ni al Ministerio de Sanidad, al tiempo que ha considerado que el Gobierno central debe dar "homogeneidad" a las mismas.

"Seguimos defendiendo la coordinación del Gobierno de España. El Ministerio deber dar homogeneidad a todas las propuestas, con una base homogénea pero con la flexibilidad suficiente en cada territorio", ha afirmado en rueda de prensa la consejera portavoz del Ejecutivo autonómico, Blanca Fernández.

Además, ha recalcado que el Gobierno regional contempla todas las medidas, preguntada por el cierre de la hostelería, aunque ha pedido esperar a las que ya están desarrollándose en la región en nivel 1, 2 y 3, sumadas a las directrices nacionales.

BlancaFernandezOHNov2020

El plazo para analizar los efectos de las medidas tomadas son "15 días", tal y como ha expuesto Fernández, a no ser que la situación "de repente explote". "Que no parece que sea el caso", ha afirmado.

A su juicio, se deben tener en cuenta el ritmo de contagios, los datos de hospitalización y de UCI, por lo que ha llamado a la responsabilidad "individual", al tiempo que ha considerado que las medidas a tomar deben acompasarse con la economía. "Los gobiernos nos movemos en ese filo de la navaja", ha asegurado.

Finalmente, se ha remitido a la cita de la comunidades autónomas y el Ministerio en el Consejo Interterritorial de Salud, al que por primera vez van "sin orden del día", y donde cada una expondrá cuál es su situación actual.

Page: "No vamos a endurecer las medidas, salvo que lo indiquen los datos"

Posteriormente, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha señalado este miércoles que la comunidad autónoma no va a "endurecer las medidas" en la lucha contra el coronavirus "salvo que lo indiquen claramente los datos", si bien ha reiterado que no descarta "tomar las medidas más extremas" como puede ser el confinamiento domiciliario.

Así lo ha expresado durante su intervención en la clausura del encuentro empresarial 'Hacia una recuperación económica en España y en Europa" en Villalba de la Sierra (Cuenca), donde ha dicho que entiende "todas las posiciones" en este sentido y máxime en un país que es "impaciente" y "sin esperar los resultados de una medida, ya se están tomando otras cuatro distintas".

En su opinión, hay que "ponderar" y ha asegurado que él no antepone la economía a la salud, sino al contrario, pero tampoco la contrapone ni dice que haya que elegir entre salud y economía porque lo considera "absurdo", ya que "en esta crisis no nos ha metido un especulador financiero que ha robado sino un virus y por tanto hay que arreglar el problema de origen".

PageSoloOtraNov2020

García-Page ha incidido en que en esta situación la gestión nacional tiene que funcionar como una "orquesta" en la que cada comunidad autónoma es un "instrumento" pero en la que exista "la misma partitura y una única batuta", ha aseverado utilizando este símil con la música, porque "si no, desafinaremos", ha alertado.

En cualquier caso, ha puesto el acento en que los datos de esta segunda ola de la covid en la región son muy diferentes a los de la primera, gracias al trabajo realizado y al esfuerzo de sanitarios y del propio consejero del ramo, Jesús Fernández Sanz, que ha permitido tener a "cientos de personas rastreando sin descanso" y haber "mitigado mucho el problema" porque todas las medidas adoptadas "terminan tranquilamente surtiendo efecto", ha resaltado.

Por lo tanto, ha indicado que Castilla-La Mancha se puede permitir "ir graduando" las medidas, siempre poniendo "la salud por delante", al tiempo que ha celebrado que se ha podido identificar que "el mayor problema no está en los restaurantes y bares" ni tampoco en los colegios, sobre los que ha remarcado que "son espacios seguros como lo han sido siempre".

En este sentido, García-Page ha localizado el problema de la propagación del virus en "gente que tiene la virtud de alquilar pisos o chalés para que se metan pandillas", por lo que ha pedido "responsabilidad" y que "tomen conciencia sobre todo los chavales" de que una persona puede llegar a contagiar a cientos y que, de hecho, por cada positivo que se detecta hay confinadas una media de entre 14 y 20 personas.

"Hay que demostrar que no se cumple solamente porque hay un palo o una obligación, porque se impone o hay amenazas, sino que se cumple porque cumple", ha sentenciado.

Se ha mostrado "optimista" de cara a 2021 si hay vacuna, cuya parte de la producción ha dicho que puede llevarse a cabo en Castilla-La Mancha, y si hay responsabilidad y se da tiempo a la solución científica, ya que entonces "habremos pasado una de las peores crisis y será una preparación a un nuevo modelo económico que tiene que ser más resistente y duro", ha concluido. 

Compartir