PAGE PIDE A RAJOY QUE RENUNCIE AL PROYECTO, AUNQUE NO ESTÁ POR LA LABOR

Negros nubarrones sobre el futuro del ATC en Villar de Cañas tras la última sentencia judicial

Los terrenos de Villar de Cañas (Cuenca) en los que está previsto construir el ATC Los terrenos de Villar de Cañas (Cuenca) en los que está previsto construir el ATC

La Plataforma y el Movimiento Ibérico Antinuclear (MIA) cree que la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCM) que desestimaba el recurso interpuesto por el Ayuntamiento de Villar de Cañas y avalaba la anulación de su POM y que se conoció este pasado lunes, puede suponer "el fin definitivo" del proyecto, puesto que, si bien cabe recurso ante el Supremo, el Plan de Ordenación Municipal (POM) es indispensable para poder construir el cementerio nuclear en Villar de Cañas.

Para la organización antinuclear, esta sentencia "es una prueba más de que en varios de los procedimientos de licenciamiento del ATC no se cumple el ordenamiento jurídico", según ha informado la Plataforma en un comunicado.

"Desde el inicio se deberían haber tenido en cuenta los principios de precaución, seguridad y transparencia y ninguna de estas premisas se han cumplido desde la designación de Villar de Cañas para ubicar el ATC en diciembre de 2011", explican.

Por ello, la Plataforma ha agregado que no oculta "su enorme satisfacción" por esta sentencia, algo que se demuestra con las alegaciones que ya presentó en diciembre de 2014 con argumentos en la línea que ahora pone de manifiesto el TSJCM en su sentencia.

Una "estupenda noticia"

La portavoz de la Plataforma Contra el Cementerio Nuclear en Cuenca, María Andrés, ha puesto de manifiesto que, aunque hay que esperar a conocer el texto completo de la sentencia, "no cabe duda de que es una estupenda noticia para la Plataforma".

A su juicio, esto avala "que las prisas por aprobar el POM en un tiempo récord, cuando Cospedal estaba en funciones, tenía el riesgo de la falta de seguridad jurídica. Y por mucho que diga el alcalde de Villar de Cañas, José María Saiz, sin POM no hay basurero nuclear".

Ahora, concluye la portavoz de la Plataforma, José María Saiz "puede hacer dos cosas: recurrir ante el Supremo o hacer otro POM, pero en ambos casos, los retrasos pueden hacer inviable el ATC, ahora que todas las centrales nucleares tienen o están en trámites para tener sus almacenes individuales y es conocido por la opinión pública que los terrenos elegidos no son aptos".

Además, añade Andrés, que "es muy lamentable la reacción del ministro de Justicia, Rafael Catalá, que está dispuesto a mentir diciendo que los residuos nucleares se están enviado fuera de España, a pesar de que sabe que esto no es cierto. Y todo porque Cospedal lo colocó en la lista al Congreso por la provincia de Cuenca, únicamente para que Catalá haga campaña a favor del ATC".

Page pide a Rajoy que renuncie

Por su parte, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha pedido al Gobierno central que renuncie a construir el almacén de residuos nucleares en Villar de Cañas (Cuenca) y ha alertado de que si no ocurre así, "solo se puede entender que hay razones inexplicables" para mantenerlo.

"Pido con claridad que renuncie y abandone el ATC de Villar de Cañas, porque a estas alturas solo puede significar un derroche de tiempo y de miles de millones de euros para las arcas públicas", ha afirmado García-Page, que ha cifrado el gasto en "9.000 ó 10.000 millones de euros".

Para el presidente autonómico, la sentencia, al avalar la anulación del POM, supone que "no se pueden dar licencias" para la construcción del ATC, por lo que ha alertado de que "cualquier otra cosa sería prevaricar".

"Alguien tiene que tomar la decisión de abandonar esto. No me cabe en la cabeza que un proyecto de esta naturaleza se haya hecho jugando con los intereses de los españoles y la seguridad y se haya hecho sin medir la distancia que hay con las viviendas afectadas", ha lamentado García-Page.

De este modo, ha hecho alusión a que la sentencia del TSJCM especifica que en la redacción del POM no se había tenido en cuenta la instrucción que "exige que la medición de los 2.000 metros se realice desde la zona de afección de la edificación y no desde la fachada de las instalaciones nucleares".

Compartir