INICIATIVA DEL SINDICATO CSIF

Piden rastreadores de los contagios en los centros educativos tras el cierre de un instituto en Ciudad Real

Imagen de archivo Imagen de archivo

La Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF) ha exigido este martes a la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha más rastreadores para reforzar el seguimiento de casos positivos de Covid-19 en los centros educativos de la provincia de Ciudad Real.

El sindicato ha señalado que se debe agilizar la coordinación entre las delegaciones provinciales de Educación y de Sanidad para detectar, con la máxima premura, a los contactos estrechos y realizar pruebas PCR, con el fin de evitar la expansión del virus y facilitar la labor docente.

El cierre provisional del IES 'Juan D'Opazo' de Daimiel, decretado este fin de semana por la Consejería de Sanidad, ha convertido a Ciudad Real en la primera provincia de Castilla-La Mancha en clausurar un centro educativo a causa de la Covid-19, lo que ha llevado a CSIF a reflexionar sobre la aplicación de los protocolos de seguridad en colegios e institutos.

En este sentido, han advertido en un comunicado de prensa que, si bien la mayoría se cumplen, existe una falta de comunicación entre las delegaciones provinciales de Educación y Sanidad que impide la realización de un seguimiento eficiente de los casos.

Refuerzo de la vigilancia

Para paliar esta situación, CSIF reclama el refuerzo de la vigilancia epidemiológica en el ámbito educativo y un aumento de rastreadores y personal encargado de realización de pruebas PCR, con el fin de agilizar los procesos de control y entrega de resultados, dos criterios que el sindicato considera indispensables para garantizar el mantenimiento del curso presencial y evitar que lo acontecido en Daimiel genere un efecto cadena en otros centros de la región.

CSIF ha resaltado que los esfuerzos de los equipos directivos de los centros de Ciudad Real por garantizar la seguridad de alumnos y trabajadores se ven mermados por la demora en la determinación a la hora de rastrear los casos positivos que surgen en las aulas, un procedimiento donde el sindicato advierte retrasos de diversos días hasta que se notifican los contactos estrechos y se inicia la realización de pruebas PCR.

Según ha apuntado la responsable del sector de Educación de CSIF Ciudad Real, Rocío Romero, esta situación resulta alarmante "porque quebranta los esfuerzos de los centros de realizar una detección precoz y propicia que los posibles contagiados no se aíslen a tiempo y puedan transmitir el virus a muchas más personas".

Además, la central sindical ha remarcado que esto no solo dificulta la contención del virus, sino también la labor educativa, ya que algunos afectados afirman que no pueden regresar a las aulas tras finalizar la cuarentena preventiva porque, pasado el plazo, todavía no han sido notificados o no cuentan con el resultado de los test.

Compartir