La privacidad online vuelve a estar en boca de todos

El último éxito de FaceApp les vuelve a poner en el punto de mira. Han limitado el acceso libre al carrete, pero siguen vendiendo nuestros datos personales y controlando nuestro acceso y navegación por las diferentes redes sociales.

Un año después de que la aplicación FaceApp liderase el ranking de descargas gracias a su opción de envejecer rostros, vuelve a ser tendencia con la nueva posibilidad de cambiar de sexo nuestro rostro. Este editor de fotos y vídeos que permite a los usuarios editar retratos basados en tecnología de red neuronal que genera automáticamente transformaciones faciales altamente realistas, ha vuelto a causar furor en todas las redes sociales transformando las caras de los principales personajes públicos de nuestro país.

Eso sí, tal y como ya había ocurrido en 2019, su regreso ha vuelto a levantar polémica relacionada con su política de privacidad, algo controvertida, según aseguran los expertos. Esta vez se ha solucionado el asunto de que tuvieran el libre acceso al carrete de fotos pues, según especifican, solo cargan en la nube las fotografías que seleccionas específicamente para editar y permanecen allí durante un período limitado de 24-48 horas después de la última edición de la fotografía, para que puedas volver a la imagen y realizar cambios adicionales si así lo deseas. En el caso de los vídeos, se editan localmente en tu dispositivo, por lo que no proporcionas vídeos cuando usas la aplicación, y no recopilan, usan ni comparten tu información de vídeo.

Pero la polémica en esta ocasión se centra en otro aspecto. Al instalar la aplicación estamos consintiendo la recopilación de numerosos datos sobre nuestro terminal, tales como fabricante, modelo, versión del sistema operativo, país donde nos encontramos en base a nuestra dirección IP, navegador instalado y resolución de la pantalla. A esto hemos de sumar nuestras ID de Apple o Google «con fines publicitarios» e incluso la página web que visitamos justo antes de acceder a FaceApp; entre otros datos del dispositivo no descritos. Es por ello que la instalación de una VPN de navegación segura es ahora más recomendable que nunca.

Por otro lado, al aceptar la política de privacidad también estás aceptando que, si conectas tu cuenta de redes sociales, estás dando acceso a FaceApp a recopilar información de esa plataforma o red, como tu alias de redes sociales, nombre y apellido, número de ‘amigos’ y, dependiendo de tu configuración en Facebook o la red social que hayas conectado, una lista de tus amigos -aunque, dicen, no utilizan ni almacenan esta información-.

Por último, en FaceApp son muy claros en cuanto a la venta de tus datos a terceros. Los rusos siguen vendiendo toda esa información a terceros, incluidas las páginas o pantallas que vemos, a qué hora, por cuánto tiempo y en base a qué rutas de navegación: “Nuestros proveedores de servicio y 'third parties' (agencias de publicidad online y sus clientes) pueden recopilar estos datos en cualquier momento y a través de páginas web o aplicaciones móviles externas, mediante el uso de kits de desarrollo ('SDKs')”. Esta política es efectiva desde diciembre de 2019 y fue “actualizada” por última vez el 4 de junio de 2020, según dice la propia página web.

Compartir