CAMPAÑA DEL BLACK FRIDAY

Correos se defiende de las acusaciones de los sindicatos sobre las condiciones de trabajo en Toledo

Correos ha salido al paso de las acusaciones de los sindicatos CCOO y UGT sobre las condiciones de los trabajadores de Toledo estos días por la campaña del Black Friday.

Según apunta la empresa a EL DIGITAL CLM, todas las actividades de Correos se han desarrollado siguiendo las instrucciones emanadas del Ministerio de Sanidad para preservar la salud de los trabajadores y clientes durante esta pandemia.

En base a ello, aseguran que Correos ha superado más de 50 inspecciones de trabajo desde que se decretó el estado de alarma (14 de marzo). "La seguridad de los profesionales siempre ha sido una prioridad para la compañía y se han tomado todas las medidas oportunas para que así sea, cumpliendo de forma estricta los protocolos de seguridad que han ido marcando las autoridades en cada momento," sostienen.

De igual modo, subrayan que todos los empleados de la compañía han tenido acceso a la información sobre los protocolos y medidas organizativas a seguir, dependiendo de la naturaleza de cada puesto de trabajo y de las actuaciones llevadas a cabo.

"Las principales premisas han sido garantizar la distancia de dos metros, evitar la saturación en oficinas, e instalaciones, la desinfección continua de todos los elementos, medios de trabajo y vehículos," aseguran.

Con el objeto de maximizar la protección a su trabajadores, informan de que en este tiempo han repartido un mínimo de una mascarilla al día por trabajador así como gel hidroalcohólico, gel desinfectante y guantes.

Datos de contagiados

Correos también contesta a los datos de contagiados puestos encima sobre la mesa por los sindicatos (359 positivos en toda la región de los que 111 son de trabajadores de Toledo.)

Pese a que puntualizar que "por cuestiones de privacidad no estamos dando esa información," sí confirman que  el índice de incidencia en Correos en la última semana es un  48,5 % menor que la incidencia registrada en España por cada 100.000 habitantes y "muy por debajo de la cifras aportadas por los sindicatos."

Compartir