CON UN DESCENSO SUPERIOR AL 18 POR CIENTO

Castilla-La Mancha, la segunda región donde más bajó el paro en 2018

El desempleo bajó al cierre de 2018 respecto al año anterior en dieciséis comunidades autónomas, especialmente en Cantabria, donde retrocedió el 30 %, y Castilla-La Mancha, con un descenso del 18,59 %, y sólo subió en Navarra, el 5,90 %.

Según la Encuesta de Población Activa (EPA) difundida este martes por el Instituto Nacional de Estadística (EPA), en el conjunto de España el número de desempleados disminuyó en 462.400 personas el pasado año (hasta los 3,3 millones de parados), por debajo de las 471.000 personas que salieron del desempleo el año anterior, y la tasa de paro se situó en el 14,45 %, por lo que continúa en cifras no registradas en el mercado laboral español desde 2008.

Además de la bajada de Cantabria, el desempleo se redujo en Castilla-La Mancha, el 18,59 por ciento; Castilla y León, el 18,46 por ciento; Galicia, el 18,22 por ciento; la Comunidad Valenciana, el 16,08 por ciento; y Madrid, el 15,08 por ciento.

En Asturias bajó el 13,47 por ciento; en Andalucía, el 13,14 %; La Rioja, 9,35 %; Baleares, el 9,29 %; País Vasco, el 8,91 %; el Extremadura, el 7,6 %; Canarias, el 7,4 %; Murcia, el 6,73 %; Cataluña (5,82 %); y Aragón (0,69).

En cifras absolutas, las mayores reducciones del número de parados se producen en Andalucía (126.200), Madrid (70.400) y Comunidad Valenciana (65.900), mientras que en Navarra subió en 1.800 personas.

Respecto a los datos del cuarto trimestre en comparación con el trimestre anterior, las mayores bajadas trimestrales del paro también se dan en Andalucía (63.900 parados menos), Comunidad Valenciana (27.800) y Madrid (6.300).

En cuanto a la tasa de paro, País Vasco (9,58 %), Cantabria (9,68 %) y Navarra (9,99 %) registran las tasas de paro más bajas este trimestre.

En el extremo opuesto, Extremadura (23,1 %), Andalucía (21,26 %) y Canarias (19,99 %) presentan las más elevadas.

El paro en Castilla-La Mancha bajó en 2018 en 36.500 personas con respecto al año anterior, por lo que la tasa de desempleo en la región se situó en el 16,16% y el número total de desempleados en 160.000, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) hecha pública este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En el último trimestre del año, el número de personas desempleadas en la región bajó en 4.000, un 2,46 %. El número de ocupados, al término del año pasado se situó en Castilla-La Mancha en 830.100, y la tasa de actividad en el 59,06 %.

Además, el porcentaje de hogares con todos sus miembros en paro en Castilla-La Mancha fue de 7,64 %. En los últimos doce meses el número de hogares con todos sus miembros en paro ha bajado en -1,4 puntos porcentuales, pues el porcentaje a cierre de 2017 era del 9,03.

La Junta destaca el descenso y el PP critica las políticas "del subsidio"

Sobre estos datos, la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, ha destacado que reflejan que Castilla-La Mancha es la comunidad donde más ha bajado la tasa de paro, así como ha resaltado el crecimiento de la ocupación, con lo que la región vuelve a niveles de 2008, justo de antes de la crisis.

Franco ha indicado que, pese a que la región cerró el 2018 con 160.000 desempleados y una tasa de paro del 16,16 %, los datos de la EPA son "muy positivos" porque trimestralmente "crece la ocupación, crece la actividad y desciende el paro y la tasa de paro", con lo que la región vuelve a los niveles del 2008, con "el impacto que esto tiene de cara al optimismo de los ciudadanos".

Además, en la legislatura, Castilla-La Mancha es la comunidad autónoma en la que más ha descendido la tasa de paro y se ha reducido la "brecha considerable" con la tasa de paro nacional, y asimismo, ha dicho Franco, la región se sitúa como la segunda en creación de empleo.

Sin embargo, el portavoz adjunto del PP en las Cortes de Castilla-La Mancha, Lorenzo Robisco, ha afirmado que lo que más preocupa a los ciudadanos es tener un trabajo "seguro, de calidad y sin precariedad" y ha añadido que supone "cierta alegría" que los datos de empleo vayan mejorando, pero ha destacado la necesidad de "mirar alrededor". En este sentido, ha hecho hincapié en que son 16 las comunidades autónomas que han mejorado sus cifras, lo cual ha achacado a las políticas de empleo del anterior gobierno central del PP, al tiempo que ha lamentado que en Castilla-la Mancha esté dos puntos por debajo de la media nacional y cinco por debajo de otras comunidades como Madrid.

Robisco se ha referido también a las diferencias existentes entre zonas como el Corredor del Henares (Guadalajara) o la comarca de La Sagra (Toledo), donde están "casi rozando el pleno empleo", con una tasa de paro de entre el 9 y el 10 por ciento. Sin embargo, ha lamentado que en otras zonas de la región, como Puertollano (Ciudad Real) o Talavera de la Reina (Toledo), la tasa de desempleo haya alcanzado entre el 22 y el 24 por ciento.

A su juicio, las políticas "erráticas" de empleo puestas en marcha en Castilla-La Mancha, "del subsidio", como las ha denominado, han generado desigualdades, dando lugar a tasas de paro "escalofriantes" en algunas zonas de la región, por lo que ha añadido que el PP quiere hacer las cosas "de otra forma".

COMPARTIR: