ACUSAN A LA JUNTA DE PONERLES EN RIESGO

Polémica en Toledo por el traslado de 200 funcionarios a un edificio que consideran peligroso

Los sindicatos UGT, CCOO, CSIF y STAS comenzarán una campaña en redes sociales bajo el lema #TeletrabajoYa para exigir al Gobierno regional que paralice el traslado forzoso de más de 200 funcionarios a un nuevo edificio "sin asegurar las medidas higiénicas y de seguridad frente a la COVID-19", y que apruebe el teletrabajo en los puestos compatibles con esta modalidad para evitar contagios.

Las organizaciones sindicales denuncian que dicho traslado "responde únicamente a maniobras burocráticas para adaptar el número de centros al número de consejerías y que, ante las dudas y temores del personal funcionario, la administración está amenazando con retirarles el teletrabajo en vez de escucharlo, algo que ya se ha empezado a producir en las dos últimas semanas".

"Exigimos a la Junta que posponga el traslado previsto para el próximo 23 de noviembre y que se siente a negociar. La situación actual provocada por la COVID-19 no es compatible con la retirada de permisos de teletrabajo de las dos últimas semanas, las peores de la segunda ola en Castilla-La Mancha", afirman en nota de prensa.

Los sindicatos señalan que las empresas informáticas que prestan servicios a la Junta llevan en régimen de teletrabajo desde marzo mientras el Gobierno regional "está negando a los funcionarios con puesto de trabajo compatible con el teletrabajo la posibilidad de ejercerlo, manteniendo así un presencialismo absurdo que recuerda al siglo pasado".

Apelan además a un informe encargado por el Ministerio de Ciencia e innovación con fecha 28 de octubre de 2020, en el que se evidencia la transmisión de la COVID-19 por vía de aerosoles, por lo que "no parece que en plena pandemia, trasladar al personal a un edificio diáfano sea la mejor opción, sobre todo cuando no es necesario ni urgente".

UGT, CCOO, CISF y STAS denuncian una falta de negociación absoluta por parte del director general de Administración Digital, Juan Ángel Morejudo, "con el que llevan intentando reunirse desde agosto para negociar un nuevo decreto de teletrabajo que sustituya el actual obsoleto de 2013".

"Tras agotar todas las vías hemos recurrido a la movilización y la denuncia pública para exigir a Page que deje de poner en riesgo a los empleados públicos, a sus familias y a la ciudadanía. Y que de forma inmediata convoque a las organizaciones sindicales", han afirmado los sindicatos.

Denuncia anónima

Este miércoles, uno de los afectados ha denunciado con un escrito remitido a EL DIGITAL, pidiendo mantener el anonimato, que "en la situación actual de pandemia a nivel mundial, donde no se permiten las reuniones de más de seis personas, donde no se puede salir ni entrar de Castilla-La Mancha, donde no puedes visitar museos, ir a bibliotecas, cines… la Junta va a trasladar a 185 personas desde su ubicación actual a otro edificio, de las que 153 van a estar juntas, en el mismo volumen y compartiendo el mismo aire".

"La Dirección General de Administración Digital tiene su sede en el edificio de Rio Estenilla del Polígono de Toledo, y sus trabajadores están principalmente divididos entre dos edificios, uno enfrente del otro, solo separados por una calle. Se trata de dos edificios de oficinas, de diseño estándar, donde la mayoría de los trabajadores están en despachos ocupados por grupos entre 5-8 personas", recuerda. Pero ahora, "por motivos burocráticos, la Dirección General va a trasladar a sus trabajadores a otro edificio, con un diseño interior muy peculiar, y donde la mayoría de ellos, 153 trabajadores, se van a ubicar en un gran cubo central, totalmente diáfano, compartiendo el mismo aire y sin ventanas".

Compartir