EL VICEPRESIDENTE SEGUNDO SE REÚNE CON CRUZ ROJA

Así es el "acuerdo de paz y convivencia" que plantea García Molina para Castilla-La Mancha

José García Molina (d) atiende a los medios junto a Jesús Esteban
José García Molina (d) atiende a los medios junto a Jesús Esteban

El vicepresidente segundo del Gobierno regional, José García Molina, ha planteado un acuerdo estratégico por la paz y la convivencia en la región, en el seno del cual los refugiados puedan explicar sus experiencias y esto ayude a no estigmatizarlos.

En declaraciones a los periodistas con motivo de su reunión con el presidente regional de Cruz Roja, Jesús Esteban, el vicepresidente segundo ha explicado que el acuerdo se centra en dos pilares, evitar situaciones de radicalización y adoctrinamiento que puedan derivar en terrorismo y eliminar, con pedagogía y formación, que los castellano-manchegos asocien refugiados con terrorismo.

García Molina ha señalado que Cruz Roja ya tiene un trabajo hecho en esta línea que se puede ampliar con experiencias de los propios refugiados.

El vicepresidente segundo ha afirmado que el objetivo del Gobierno regional es "ayudar a que no se estigmatice más a estas personas, que tienen una situación complicada, vienen huyendo de conflictos" y guerras provocadas por el terrorismo y "no merecen" que se les identifique con ese problema al llegar a Castilla-La Mancha.

García Molina también ha conocido cómo está gestionando Cruz Roja el plan contra la pobreza energética, que está funcionando "muy bien" -ha dicho- y es una parte fundamental del plan integral de garantías ciudadanas.

Por su parte, el presidente regional de Cruz Roja ha indicado que a raíz de la guerra en Siria han llegado refugiados a Ciudad Real, desde marzo de 2015, y después se incluyó Toledo, de modo que hay unas 170 personas, algunas de las cuales han llegado para quedarse pero otras pretenden llegar a otros países de Europa.

Además de esta dos provincias, el Gobierno central ha dispuesto la llegada de refugiados a Guadalajara y Cuenca y, desde principios de año, a Albacete, por lo que en 2018 habrá personas refugiadas en las cinco provincias de la comunidad autónoma.

Una de las regiones más pobres de Europa

Por otra parte, Jesús Esteban ha desgranado algunos programas de la organización, entre ellos el plan de empleo para colectivos desfavorecidos, y ha alertado de que Castilla-La Mancha es una de las regiones más pobres de Europa donde está emergiendo una nueva categoría de trabajadores pobres que nacen a partir de las últimas reformas laborales.

Respecto a la pobreza energética, ha dicho que el año pasado llegaron ayudas a 10.000 familias, que reciben una media de 150 euros (tres recibos de luz), mientras que este año ha bajado "un poco", hasta las 8.000 familias.

Ha hablado también del programa de Cruz Roja Juventud, en el cual jóvenes de 26 municipios de la región ayudan a niños de familias desfavorecidas a hacer sus tareas por la tarde además de jugar con ellos y darles la merienda.

COMPARTIR: