SIN CITARLES EXPRESAMENTE

Page ofrece su opinión sobre los políticos de discoteca tras lo de VOX en Toledo

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha lamentado hoy que algunos dirigentes políticos hayan optado por hacer política en España "como si estuvieran en una discoteca, a base de dar gritos, con decibelios e insultando". El presidente regional ha hecho estas declaraciones horas después del multitudinario acto de VOX en Toledo.

El presidente castellano-manchego, que ha visitado este viernes la provincia de Ciudad Real, donde ha puesto en el municipio ciudadrealeño de Poblete la primera piedra de la ampliación del Centro de Educación Infantil y Primaria (CEIP) 'La Alameda', ha asegurado que frente a eso, él prefiere que se le conozca por su gestión y por ser reconocido por entenderse entre todos, piense cada uno lo que piense.

Además, el presidente de Castilla-La Mancha ha mostrado su preocupación porque los partidos más radicales de España se apunten a la política con la única intención de "dar patadas" y ha advertido que está viendo como gente entra en la política con "mala intención" o con la única "de aprovecharse" de ella.

Aunque lo ha considerado una minoría, ha mostrado su preocupación porque haya gente que va a la política "como a un campo de fútbol" a "insultar" y a "desahogarse, sino es con el árbitro, con la federación de fútbol o con la liga profesional".

Y ha señalado que no han llegado a la política para construir o proponer resolver problemas, si no "a crear otros" que lleva a la gente a hablar de lo que realmente no le importa.

Esto, ha terminado reflexionado el presidente castellano-manchego, está llevando a una preocupante "radicalización de España".

Por otra parte, el presidente de Castilla-La Mancha también se ha referido al inicio del juicio del procés y ha pedido que haya "un respeto absoluto al funcionamiento de la justicia en este país".

Ha recordado que en unos días se juzgará "uno de los delitos más graves, no contra una persona, ni contra una casa, ni contra una propiedad, sino contra todos", por lo que le "resultaría absolutamente increíble" no se tuviera en cuenta que nadie puede pasarse la leyes de este país, como la Constitución", por donde quiera.

"Yo no quiero el mal a nadie, pero quiero que se haga justicia y que se aplique" la Ley, y cuando haya una sentencia, que se cumpla y que, ha apuntado García-Page, "no se mercadeé con los fallos judiciales y menos aún con los indultos".

COMPARTIR: