RATIOS ILEGALES EN PRIMARIA

Otro varapalo judicial a la Junta de Castilla-La Mancha por hacer algo no permitido en las aulas

Rosa Ana Rodríguez, consejera de Educación de Castilla-La Mancha Rosa Ana Rodríguez, consejera de Educación de Castilla-La Mancha

El sindicato CSIF ha hecho público este viernes la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha que declara ilegales las ratios de alumnos de quinto y sexto de Primaria fijadas por la Consejería de Educación en el curso 2019-2020, que establecía un máximo de 28 cuando el límite de la ley de educación es 25.

Lo que hace el alto tribunal de la comunidad autónoma con esta sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo, del 23 de noviembre de este 2020, es estimar el recurso presentó el CSIF en enero de 2019 sobre el número de alumnos por aula.

En un comunicado de prensa, el sindicato ha señalado que este fallo "evidencia la política de austeridad" del Gobierno regional en la enseñanza pública de Castilla-La Mancha y también advierte de que las resoluciones que fijaban la ratio para Primaria en 2016 y los siguientes cursos "serían contrarias a lo dispuesto en la Ley Orgánica".

La resolución de 10 de enero de 2019 de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de Castilla-La Mancha establecía un número máximo de 28 alumnos en los cursos quinto y sexto de Educación Primaria, lo que contravenía la Ley Orgánica de Educación de 4 de mayo de 2006, que fijaba el límite en 25.

La Consejería de Educación se amparó, según el CSIF, en el real decreto de abril de 2012 de racionalización del gasto público en el ámbito educativo para fijar la ratio en 28 alumnos "y reducir así la inversión educativa contratando menos personal", pero ese real decreto fijaba que la medida sólo se podía aplicar con una tasa de reposición de efectivos inferior al 50 por ciento y en el curso 2019-2020 la tasa de reposición estaba en el cien por cien.

CSIF ha criticado que la Consejería se amparó en una normativa extraordinaria concebida para limitar el gasto público algo que, en su opinión, es "una muestra de la importancia concedida por el Gobierno regional a la educación pública, y es que en lugar de bajar las ratios y contratar más profesores para mejorar la calidad de la enseñanza se opta por el ahorro".

Política de austeridad

El presidente del Sector de Educación de CSIF Castilla-La Mancha, José Antonio Ranz, ha señalado que esta sentencia "deja en evidencia la política de austeridad practicada a pesar de toda la publicidad llevada a cabo para mostrarnos justamente lo contrario".

CSIF ha subrayado que para el próximo curso la Consejería plantea 25 alumnos por clase en Infantil y Primaria; 30 en Educación Secundaria y 35 en Bachillerato, pero este número máximo puede elevarse hasta un 10 por ciento por la escolarización sobrevenida.

"Ya no se dan"

Sobre esta sentencia, la consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez, ha defendido que las ratios de las que habla la resolución de enero de 2019, anulada por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, "ya no se dan". Así lo ha asegurado la consejera en una visita que ha realizado al CEIP Ángel del Alcázar de Toledo, a preguntas de los medios.

"Esa sentencia se corresponde a la demanda de un sindicato, que habla de unas ratios que ya no se dan", ha indicado la titular de Educación, quien ha afirmado que Castilla-La Mancha está cumpliendo con las ratios que establece ya el Ministerio, incluso este año con motivo del COVID, las ratios están "muy por debajo" de lo indicado. Según ha dicho, hay ratios de 20, depende de si son grupos burbuja o no, pero "en ningún caso superan los 30 alumnos en los cursos de Bachillerato".

Compartir