DOS ACUSADOS POR ESTAFA

Hicieron una treta en la venta de una vivienda en Seseña y ahora se enfrentan a una pena de cárcel

La Audiencia provincial de Toledo juzgará este miércoles, 21 de marzo, a dos acusados para los que el fiscal pide dos años de prisión, para cada uno, y una indemnización de 150.250 euros por estafar en una operación inmobiliaria en Seseña (Toledo).

El fiscal, en su escrito, recoge que los acusados eran administradores de una sociedad inmobiliaria que entre los años 2005 y 2007 desarrolló una promoción de viviendas en la localidad toledana consistente en un edificio de seis plantas, dos locales comerciales y un garajes.

Los acusados contactaron con la persona estafada y le propusieron entregarle una de las viviendas si les vendía una casa con patio en el mismo municipio, de modo que firmaron un contrato de compraventa por el que la inmobiliaria pagaría un precio de 210.300 euros.

La sociedad propuso entregar 60.000 euros antes de la firma del contrato y el resto -150.250 euros- mediante una vivienda dúplex y una plaza de garaje que estaría libre de cargas, según acordaron.

Sin embargo, continúa el escrito del fiscal, al acercarse la fecha de entrega de la vivienda, en enero de 2007, y con ánimo de obtener un beneficio ilícito, los administradores de la inmobiliaria trasladaron al otro firmante del acuerdo que no podían entregarle la vivienda pactada sino otra en el mismo edificio y de iguales características.

La nueva vivienda estaba gravada con una hipoteca

Pero los administradores ocultaron que la nueva vivienda estaba gravada con una hipoteca en proceso de ejecución en el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Illescas, por lo que se adjudicó a la entidad bancaria que soportaba la hipoteca.

Por ello, el fiscal considera que los acusados se aprovecharon de la confianza y los escasos conocimientos sobre temas financieros que tenía la persona que les vendió la casa, para consumar su propósito y obtener un enriquecimiento ilícito con esta operación. 

COMPARTIR: