EN COGOLLUDO (GUADALAJARA)

Renace uno de los negocios más antiguos de Castilla-La Mancha tras cambiar de propietarios

La crisis sanitaria provocó el pasado 30 de septiembre el cierre del autoservicio Único de la localidad de Cogolludo, que había prestado servicio durante 130 años de forma ininterrumpida.

Su última propietaria, Rosa María Pérez Frías, echó el cierre tras 40 años como titular del negocio, siendo la sexta generación de su familia al frente del establecimiento, tal y como recuerda el Ayuntamiento en nota de prensa.

En 1890 se abrió esta tienda de ultramarinos por parte de la familia de Rosa María, que cedieron la gestión a una nueva generación procedente de Zarzuela de Jadraque ya en el siglo XX.

Rosa María nació en 1957. Por aquel entonces, el negocio lo regentaba su padre, tercera generación de los Pérez al frente del mismo. Tras su fallecimiento fue Paquita, hermana mayor de los Pérez, quien se puso tras el mostrador.

La familia vivía en la planta superior de la tienda así que, Rosi, como la conoce todo el mundo en Cogolludo, se crió entre el género y la caja registradora.

En la tienda de ultramarinos de sus abuelos, casi todo se servía a granel. "Recuerdo los sacos los fideos, de arroz y de azúcar. El aceite estaba en una gran zafra y el café había que molerlo antes de dispensarlo".

Ya en 1997 reformó a fondo el local, para darle un nuevo aire, más moderno. Lo convirtió en autoservicio de la mano del Grupo IFA, empresa con la que ha trabajado durante los últimos 23 años. "

Ahora está previsto que en breve vuelva a abrir sus puertas también de la mano de empresarios de la localidad.

Compartir