PILA BAUTISMAL DE CAMARENILLA

Castilla-La Mancha restaura una preciosa joya del siglo XV de una parroquia de Toledo

El Centro de Restauración de Castilla-La Mancha, organismo dependiente de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes, restaura la Pila Bautismal de la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario de Camarenilla (Toledo), datada en el siglo XV, y el Libro de bautismos, matrimonios y difuntos de la Parroquia de Arcicollar, también del municipio toledano.

La primera pieza, datada en el siglo XV, y procedente de los alfares mozárabes de Toledo, originalmente se encontraba en la demolida iglesia mozárabe de San Marcos y, posteriormente, fue donada por el Cardenal Lorenzana a la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario, en 1794, tal y como ha explicado la administración autonómica en un comunicado.

En la actualidad, se conserva el documento por el cual el entonces párroco de la Iglesia de Camarenilla se hizo cargo de la Pila bautismal por órdenes del Cardenal Lorenzana, así como el documento de cuando se realizó La Ceremonia Solemne de su Bendición, el sábado 9 de abril de 1794.

Para conmemorar esto último, el Ayuntamiento de Camarenilla tiene previsto celebrar una serie de actos que tendrán lugar los días 3, 4 y 5 de mayo, en los que el municipio expondrá la pieza y el Libro de bautismos, matrimonio y difuntos, en el que está documentado la entrega de la Pila a la parroquia.

Pese a ser muy comunes en el siglo XV y que la producción en los alfares durante el reinado de los Reyes Católicos debió ser muy abundante, solo se conservan cinco pilas de cerámica en el mundo, procedentes de los alfares mozárabes de Toledo. Todas ellas están datadas en el siglo XV, y su desaparición se debe a la prohibición impuesta a partir del siglo XVII, que obligó a sustituirlas por pilas de piedra. 

En la actualidad, además de la pila bautismal de Camarenilla, se conservan otras cuatro más ubicadas en la iglesia de Nuestra Señora de la Redonda de Villamiel (Toledo), en el Museo de Santa Cruz de Toledo, en la capilla de San Antonio de Santa Cruz de Retamar (Toledo) y en el Museo de la ‘Hispanic Society of America’ de Nueva York. 

Por su parte, el Libro de bautismos, matrimonios y difuntos, datado entre los siglos XVIII y XIX, lo conforman más de 200 páginas de papel artesanal realizadas con pasta de trapos, verjurado y filigranado, y una cubierta de pergamino flexible de cartera de origen ovino. Con ambas actuaciones, el Centro de Restauración regional, según ha resaltado el comunicado, vela por la conservación y mejora del patrimonio que atesora Castilla-La Mancha.

COMPARTIR: