TAMBIÉN HABRÁ MÁS PROTECCIÓN PARA LOS MENORES TUTELADOS O EN ACOGIDA

Castilla-La Mancha amplía los casos de ayudas a los huérfanos de violencia machista

Blanca Fernández, portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha Blanca Fernández, portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha

El Diario Oficial de Castilla-La Mancha publicará mañana una modificación del decreto de orfandad con el objetivo de ampliar y cubrir todos los casos de huérfanos por violencia machista.

La consejera de Igualdad y portavoz del gobierno de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, ha comparecido al término de la reunión del gabinete y ha explicado que con la modificación aprobada podrán percibir las ayudas tanto menores cuyo domicilio y residencia efectiva estén fijadas en Castilla-La Mancha, aunque no fuera el de su madre, como menores que residan en otra comunidad autónoma pero cuyas madres sí tuviesen su última vecindad administrativa en algún municipio de Castilla-La Mancha.

Hasta ahora, las ayudas a menores huérfanos contempladas en el decreto se limitaban a aquellos que residían en Castilla-La Mancha, siempre que el último domicilio de las madres también estuviese en la región, sin embargo, se han detectado casos de menores cuyo domicilio sí está fijado en la comunidad, pero no el de sus madres, por lo que no podía ser perceptores de esta línea de ayudas, una situación que queda paliada con la modificación que se publicará mañana.

De la misma manera, con esta medida se amplía a los supuestos en los que la madre tuviese la residencia en algún municipio de Castilla-La Mancha, pero sus hijos residan en otra comunidad autónoma.

"Esta ayuda ya la tenían en su inmensa mayoría, pero había algunas circunstancias y algunos casos que se nos quedaron fuera y queremos que queden recogidos porque estamos hablando de situaciones extremadamente sensibles y vulnerables a las que el Gobierno de Castilla-La Mancha no podía dar la espalda”, ha dicho Fernández.

Más protección

El Gobierno de Castilla-La Mancha también ha intensificado la protección a los más de mil menores en acogida o tutela durante el estado de alarma por el Covid-19, mediante seguimiento telefónico con apoyo a las familias acogedoras, a la vez que promueve la integración del menor en las actividades de la familia de acogida.

Según ha informado este martes la Consejería de Bienestar Social en una nota, el Ejecutivo autonómico tiene actualmente 1.121 niños y niñas bajo su tutela en dos programas distintos: menores en acogimiento residencial, que representan un total de 553 menores, y en la modalidad de acogimiento residencial familiar, 523 niños y niñas en toda la región.

Así, de estos 523 menores, que atienden 422 familias en sus respectivos domicilios, en Albacete hay un total de 157 menores en 139 familias; en Ciudad Real 157 niños y niñas acogidos en 113 hogares; en Cuenca, 60 menores están viviendo con 47 familias; en Guadalajara 58 niños están conviviendo con 47 núcleos familiares y, en Toledo, son 91 menores los que cohabitan con 76 familias.

Cada provincia cuenta con un equipo de psicólogos y trabajadores sociales con formación especializada en acogimiento familiar que habitualmente realizan seguimiento y atención directa con las familias y los niños de manera presencial.

Este servicio se sigue prestando pero, ante las eventualidades del Estado de Alarma, se realiza mediante seguimiento por medios telemáticos entre ellos, la atención telefónica, video llamadas o contacto por WhatsApp.

El servicio de Infancia y Familia de cada provincia realiza contactos asiduos con las familias de acogida y, complementariamente, las entidades de apoyo al acogimiento familiar -Mensajeros de La Paz, Actia, Acofam y Colabora- han desarrollado un servicio telefónico con un número exclusivo para familias de acogida al que pueden llamar las 24 horas del día, con el fin de poder atender con inmediatez una posible incidencia.

En el caso del acogimiento residencial, en Castilla- La Mancha se atiende a un total de 552 niños y niñas repartidos en 56 hogares, de los que 5 son centros de primera acogida y 51 hogares para niños y niñas bajo tutela de la administración en centros residenciales; estos hogares están distribuidos en las cinco capitales de provincia así como en Azuqueca de Henares, Caudete, Daimiel, Talavera de la Reina y Rada de Haro.

En los hogares de acogimiento gestionados por el Gobierno regional viven entre 8 y 10 menores y adolescentes atendidos por equipos educativos profesionales a los que se les han requerido pautas especiales, con motivo del Estado de Alarma, sobre todo en la reorganización de turnos de trabajo y reserva de espacios para el cumplimiento de las medidas sanitarias.

Según han precisado las mismas fuentes, en algunos centros se ha dotado un refuerzo de personal para atender de forma más adecuada a aquellos niños que presentan algún tipo de necesidad especial.

En este sentido han abundado que uno de los principales objetivos para el Gobierno de Castilla-La Mancha es hacer que los menores continúen con acompañamiento y tutorización por sus educadores en los contenidos académicos propios de cada edad.

Además, reciben información sobre la situación que atraviesa el país y se trabaja con ellos las necesidades emocionales que pueden derivarse de una situación de convivencia tan extraordinaria como la pautada por el estado de alarma.

La reorganización de la actividad habitual busca crear espacios para la actividad lúdica, la convivencia, la actividad deportiva y la participación y, además, se han establecido medios alternativos y telemáticos para que los menores en acogimiento residencial mantengan contacto con sus familiares por teléfono o videollamada.

Compartir
Update CMP