TRAS REUNIRSE CON LOS REGANTES EN MURCIA

Pablo Casado anuncia que llevará al Congreso una Proposición de Ley para garantizar los trasvases

El presidente del PP, Pablo Casado, tras reunirse con regantes de Murcia, Almería y Alicante, ha anunciado desde tierras murcianas que la semana que viene presentará el Congreso de los Diputados una Proposición de Ley para un Pacto Nacional por el Agua que propone una dotación presupuestaria de 20.000 millones de euros y cuenta con más de 300 actuaciones no solo en las cuencas deficitarias, sino también en las cedentes.

"Espero que esta propuesta que va a entrar la semana que viene en el Congreso se pueda tramitar y que el PSOE por una vez sea sensato, tenga sentido de Estado y se pongan de acuerdo entre ellos, porque lo que estamos viendo es que ni siquiera entre ellos se ponen de acuerdo: el PSOE en Valencia no está de acuerdo con lo que se dice en Castilla-La Mancha, ni mucho menos con lo que se pueda decir en Aragón o Andalucía", ha afirmado el líder de los 'populares'.

Y es que, a diferencia de los socialistas, Casado ha dicho que en el PP ellos sí se ponen de acuerdo, "porque pensamos que el agua es fundamental para crear empleo, para fijar poblaciones en el entorno rural, para garantizar la igualdad entre los españoles y para poner fin a una política que debería estar resuelta para las próximas generaciones".

Este pacto, según el presidente del PP, busca arreglar las infraestructuras que quedan pendientes por hacer, ampliar los embalses, garantizar los trasvases y que "por fin España no sufra de la irresponsabilidad de un gobierno que, en función de las encuestas o resultados electorales, cambie políticas tan importantes como ésta".

De este modo, según ha explicado, en esa propuesta, el PP se compromete a mitigar los efectos del cambio climático, a crear una política de acceso a los recursos hídricos a nivel nacional, con el mantenimiento del Trasvase Tajo-Segura, "que por primera vez en la historia se ha suspendido de forma unilateral habiendo recursos suficientes para seguir transfiriendo al Levante español".

Asimismo, otro de los puntos de ese pacto busca mejorar la gobernanza del agua en eficiencia, sostenibilidad y en el coste, para que se pueda igualar en las diferentes autonomías.

"El PP es una partido nacional, no una suma de federaciones autonómicas, servimos a una nación de ciudadanos libres e iguales, por eso el núcleo de nuestra propuesta en materia de agua y de fortalecimiento del Estado está basada en una igualdad de acceso a los recursos que para nosotros son esenciales", ha subrayado ante los periodistas.

"El PP siempre ha demostrado a lo largo de su historia que ha sido capaz de poner de acuerdo las posiciones de cada uno de los presidentes autonómicos para tener una posición nacional. Ya lo hicimos con la aprobación del Plan Hidrológico Nacional, que luego fue derogado en el año 2004, y que habría solucionado los problemas, no sólo que sufre el Levante, sino también las cuencas cedentes españolas", añadía.

"Lo volvemos a hacer ahora, presentaremos una Proposición de Ley en el Congreso, con un Pacto Nacional del Agua, después de habernos puesto de acuerdo todos los presidentes del PP para recabar el apoyo político de otros grupos", ha concluido Casado.

El PSOE critica "el silencio cómplice" de Paco Núñez

Al tener conocimiento de las declaraciones de Casado, la portavoz del Grupo Socialista en las Cortes de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, ha criticado que Casado, "con el silencio cómplice" del líder regional de los 'populares', Paco Núñez, "se reúne con los regantes murcianos para ofrecerles todo su apoyo en contra de los intereses de Castilla-La Mancha, con la intención de perpetuar el trasvase".

"Cada día es más evidente que el PP no defenderá nunca los intereses de Castilla-La Mancha en materia de agua", ha advertido Fernández, quien ha apuntado que "existen otras alternativas hídricas para Levante" y "podría haber un pacto nacional del agua si se hablara realmente en serio".

Sin embargo, ha lamentado que "al PP solo le interesan los votos, no le interesa la justicia, no le importa que el Tajo siga hecho una cloaca, no le importa que haya muchos pueblos de Castilla-La Mancha que ven pasar el agua por delante de sus ojos y no la pueden ni tocar", ha informado el PSOE en un comunicado.

"En esta tierra, necesitamos unidad y quien reacciona permanentemente a esa unidad es Nuñez y el PP de Castilla-La Mancha con un silencio cómplice que, lógicamente, es muy elocuente y que deja muy claro con quienes están y, desde luego, no están con los intereses de nuestra tierra", ha aseverado.

González Ramos pide fiscalizar el uso del agua

Por su parte, el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Manuel González Ramos, que ha aseverado que "por primera vez" el actual Ejecutivo ha cambiado el paradigma de la gestión del agua y su discurso "entra bien en cualquier territorio", ha incidido en la necesidad de saber dónde van destinados los recursos hídricos porque "no puede haber un destino fraudulento en su gestión".

"Ante una concesión administrativa como es la del derecho a usar el agua, que es un bien público por excelencia, el Estado debe saber a dónde va destinado", ha insistido González en una entrevista con Europa Press, en la que ha defendido que el PSOE, ahora en el Gobierno, está aplicando lo que llevaba tiempo trabajando.

En este sentido, se ha congratulado de que el discurso que en materia de agua mantiene el Ejecutivo central, "y que hace nada parecía utópico, se puede llevar a cabo", de tal modo que pueda ofrecer la misma posición "en Castilla-La Mancha, Valencia o Murcia".

"Lo que pasa es que tenemos un cortoplacismo en los temas del trasvase que nos perjudica a todos", ha lamentando el delegado, en referencia a las críticas de los regantes por el último trasvase de 7,5 hectómetros cúbicos destinado a consumo humano.

"No están satisfechos con nada. ¿Falta agua con lo que ha llovido?, ¿Cómo están los embalses de Albacete y Murcia?", se ha preguntado el delegado, que ha lamentado que se "haya perdido el sentido común" como, a su juicio, demuestra el hecho de que por un trasvase de 7,5 hectómetros "nos pongamos nerviosos y nos sirva para enfrentarnos dialéctica y políticamente unos y otros".

Y es que el representante del Gobierno central en Castilla-La Mancha se ha referido a la intención del Ministerio de aumentar la producción de agua desalada, recursos, se ha mostrado convencido, que terminarán destinándose al regadío y que garantizan que gran parte de la población del arco mediterráneo, independientemente de que llueva o no llueva, vaya a tener suministro "y deje de mirar a la cabecera del Tajo para ver si ha llovido".

Dicho esto, y con el aumento de la producción de las desaladoras, el delegado del Gobierno cree que se va a liberar al trasvase Tajo-Segura y esto repercutirá en Castilla-La Mancha y en quien necesite agua, "prioritariamente para beber, para el Tajo o para la agricultura, si hiciese falta, porque da mucho de sí".

Por último, luego de mostrar su satisfacción por el hecho de que los ribereños tengan presencia por vez primera en la Comisión Técnica de Explotación del Trasvase Tajo-Segura, el representante de Ejecutivo central en la región ha ratificado que tanto en materia hídrica como en otras cuestiones que atañen a Castilla-La Mancha "va de la mano" con el Ejecutivo autonómico.

COMPARTIR: