CASTILLA-LA MANCHA NO ES PARTIDARIA DE LA VUELTA PRESENCIAL

Celaá deja que las Comunidades decidan como quieran la vuelta al colegio

Isabel Celaá, ministra de Educación Isabel Celaá, ministra de Educación

Los representantes de Educación de las comunidades autónomas han dicho mayoritariamente este jueves a la ministra de Educación, Isabel Celaá, que no van a permitir que los niños de cero a seis años regresen a las aulas este curso, como establece la prórroga del estado de alarma.

Ella les ha respondido que el plan estatal "no obliga" y que cada región puede elaborar su propio plan de contingencia para organizar la vuelta de los alumnos al colegio como quiera.

Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha, Andalucía, Murcia, Madrid, Castilla y León y el País Vasco ya han anunciado sus propios planes de vuelta al colegio y en el Ministerio admiten que tienen derecho a hacerlo porque son las que ostentan las competencias educativas, pero la normativa sobre el estado de alarma en teoría vincula a todas a seguir los planes del Gobierno.

Durante el encuentro, los consejeros han ido desgranando estos planes. La mayoría no abrirá los colegios para alumnos de Infantil, pero sí de forma voluntaria para los de 4º de la ESO, 2º de Bachillerato y los ciclos de FP, pues son cursos que dan lugar a título, aunque no de forma generalizada sino en pequeños grupos o tutorías.

Gobierno y comunidades autónomas han acordado que el curso escolar no se extenderá más allá del mes de junio y han planteado la apertura de centros escolares en verano para dar clases de refuerzo voluntarias dirigidas a estudiantes con necesidades especiales.

Así lo ha confirmado la ministra de Educación, Isabel Celaá, en una rueda de prensa conjunta con el Secretario de Estado de Educación, Alejandro Tiana y de Clara Sanz, secretaria de Estado de Formación Profesional, tras la reunión con las CCAA.

"El curso ni acaba ahora ni se alargará más allá del mes de junio", ha asegurado la ministra. De esta forma, Gobierno y comunidades autónomas habrían acordado finalizar el curso en junio, pero permitir la apertura de los colegios en verano para dar clases de refuerzo.

Las clases serían voluntarias e irían dirigidas a los estudiantes con necesidades educativas. En ese sentido, en la Conferencia Sectorial de Educación, los consejeros se han mostrado favorables, aunque como condición piden recursos económicos adicionales para llevarlo a cabo.

La ministra también ha propuesto que la evaluación del tercer trimestre tenga un carácter diagnóstico, o lo que es lo mismo, que no tenga efectos académicos y que la promoción de curso sea la norma general: "La repetición de curso será una medida excepcional, que deberá estar bien documentada", ha dicho Celaá.

Sobre el procedimiento de la EBAU, Celaá asegura que "si no se pudiera hacer bajo un procedimiento presencial, se habilitaría uno nuevo"

El Gobierno además deja en manos de las comunidades autónomas la decisión de avanzar o no en el temario y la posibilidad de reducir contenidos de cara a los exámenes.

Compartir