15 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

CAPILLA DEL CONVENTO DE LOS TRINITARIOS EN VALDEPEÑAS, CIUDAD REAL

La última gran joya restaurada en Castilla-La Mancha ya luce en todo su esplendor

La localidad ciudadrealeña de Valdepeñas ha recuperado parte de su importante patrimonio a través de la restauración de las pinturas barrocas de la capilla del Convento de los Trinitarios, unos trabajos que dieron comienzo a finales del mes de septiembre y que acaban de concluir tras una meticulosa labor.

Este jueves se inauguraban y abrían al público para dar a conocer esta actuación que ha sido posible a través de un convenio de colaboración suscrito entre el Ayuntamiento de Valdepeñas y la Orden de los Trinitarios para la financiación de las obras al 50%, lo que ha supuesto una inversión de 224.000 euros para conservar y recuperar los frescos que se ubican en la capilla de Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado y dentro del camarín.

“Por fin ven hoy la luz estas pinturas que han estado escondidas durante muchos años por el humo y las inclemencias del tiempo”, ha manifestado el teniente de alcalde en funciones de Cultura, Turismo y Educación, Manuel López Rodríguez, señalando que la inversión realizada “ha merecido la pena y nos tenemos que sentir orgullosos de lo que tenemos hoy aquí porque muchos pasaban de largo y no le daban la importancia que ahora se ha descubierto y vamos a ver auténticas maravillas de la pintura barroca que se ha visto en Valdepeñas, en la provincia y en Castilla-La Mancha”.

Por su parte, el superior de la Comunidad de los Padres Trinitarios de Valdepeñas, Vicente Elipe, apuntó que “para nosotros es un momento de gozo y alegría porque no solo se recuperan unas pinturas barrocas, que es lo más importante, sino que se recupera también un sitio emblemático para nuestro pueblo como es la capilla de Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado que ahora va a brillar en todo su esplendor”.

En cuanto a las arduas tareas realizadas en los últimos nueve meses, éstas han consistido en la reintegración de zonas perdidas, fijación y limpieza de barnices oxidados y humos que enmascaraban las tonalidades reales de los murales que ha llevado a cabo la empresa castellano-leonesa Uffizzi Conservación y Restauración de Bienes Culturales, con una amplia experiencia en este tipo de trabajos.

COMPARTIR: