COMPARECENCIA DE LA CONSEJERA DE EDUCACIÓN

Las actividades de refuerzo comenzarán el 2 de junio en todos los centros educativos de Castilla-La Mancha

Imagen de archivo Imagen de archivo

Los centros educativos de toda Castilla-La Mancha reabrirán parcialmente a partir del 2 de junio para atender las solicitudes de alumnos de segundo de Bachillerato y segundos cursos de Formación Profesional Básica y Grados Medio y Superior de FP que pidan actividades de refuerzo voluntarias o tutorías.

Fuentes de la Consejería de Educación ha informado a Efe de que, si bien las provincias de Cuenca y Guadalajara están desde este lunes en la fase 2 de desescalada, se ha apostado por programar la vuelta parcial a las aulas a partir del martes 2 de junio, ante la previsión de que la próxima semana, las tres provincias restantes estén también en la fase 2.

El objetivo, han precisado estas fuentes, es adoptar la medida en todas las provincias a la vez y, además, a lo largo de esta semana se debe publicar en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha un nuevo decreto que invalide el cierre de todos los centros educativos.

En esta fase 2, los centros educativos recibirán instrucciones de la Consejería de Educación, contrastadas con la de Sanidad, para poder organizar la reapertura parcial de los centros, y se detallarán medidas relacionadas con la higiene, aspectos sanitarios, cómo tratar a profesores con sintomatología y también relativas a la organización de espacios, tiempos y horarios.

Serán los alumnos de los cursos terminales quienes, a través de la plataforma de Educación "Papás2.0", soliciten las actividades de refuerzo o las tutorías, sobre todo teniendo en cuenta que los alumnos de segundo de Bachillerato deben enfrentarse a primeros de julio a los exámenes de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU).

Tasas universitarias

Por su parte, la consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez, ha manifestado el compromiso de la Administración regional de congelar, un año más, los precios públicos para estudios universitarios, de manera que puedan ser abordados "con total normalidad".

Así lo ha adelantado Rodríguez este lunes en una rueda de prensa telemática, previa a su comparecencia en la Comisión de Educación de las Cortes regionales para informar de la gestión de su departamento durante la pandemia por COVID-19.

La consejera ha afirmado que una de las preocupaciones del Gobierno regional de cara al próximo curso es que los alumnos de la Universidad, al no ser una enseñanza obligatoria, puedan verse afectados por la crisis y tengan que dejar de estudiar por no disponer de la suficiente financiación.

En este sentido, ha explicado que se ha apostado por una política de becas que contemple "los desajustes" que puedan haber sufrido los estudiantes como consecuencia de la COVID-19 "en un doble sentido": por un lado, a través de los fondos "para situaciones sobrevenidas" que la Junta destina a la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y a la Universidad de Alcalá (UAH) y, por otro, mediante las becas del Ministerio de Universidades.

Rodríguez ha incidido en que esta disposición de becas ha sido una propuesta que Castilla-La Mancha ha llevado a las Conferencias de Política Universitaria celebradas y se ha mostrado "muy orgullosa" de que el Ministerio se haya hecho eco de esta demanda.

También ha subrayado que el aumento del 22 por ciento de la partida de becas que ya contempla el Ministerio recaerá en aquellos alumnos que tengan una problemática especial con la COVID-19.

Pero además, la titular de Educación ha puesto de manifiesto el compromiso del Ejecutivo autonómico de mantener, un año más, las tasas universitarias.

Asimismo, ha destacado que otra de las "prioridades" del Gobierno regional es que las pruebas de la EvAU, que realizarán 11.000 estudiantes en Castilla-La Mancha, puedan desarrollarse "con la mayor normalidad posible".

Para ello, ha explicado que se está trabajando "de forma conjunta" con la Universidad en la definición de los criterios de los exámenes y la ampliación de los espacios para garantizar el distanciamiento social de los alumnos y profesores que participen en el proceso, de manera que se utilizarán las sedes universitarias e institutos de Secundaria.

Igualmente, la consejera ha hecho hincapié en la importancia de evaluar al alumnado "por lo que ha aprendido y no por lo que ha dejado de aprender" y ha recordado que las pruebas tendrán lugar del 6 al 8 de julio en convocatoria ordinaria y del 1 al 3 de septiembre en convocatoria extraordinaria.

Compartir