15 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

EL NUEVO CONVENIO RUBRICADO PRESENTA CINCO NOVEDADES

El Gobierno de Page y Cruz Roja renuevan su alianza para luchar contra la pobreza energética

Fotos: Óscar Huertas
Fotos: Óscar Huertas

La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, ha firmado con el presidente de Cruz Roja Castilla-La Mancha, Jesús Esteban, el convenio de colaboración para la ejecución del Plan Regional de Lucha contra la Pobreza Energética que, en su tercer año de vigencia, presenta hasta cinco novedades.

Así lo ha enunciado Sánchez, quien se ha fijado, en primer lugar, en que las familias puedan beneficiarse de dos ayudas económicas al año, de 150 euros cada una, también en la incorporación de las ayudas de Emergencia Social, para prevenir alguna "urgencia" en posibles cortes de suministros energéticos.

Además, la firma de nuevos convenios con empresas suministradoras de energía que se sumen a Gas Natural e Iberdrola; la actualización y ampliación del protocolo de colaboración con la consejería de Sanidad en materia de consumo, y en quinto lugar la cofinanciación del 50 % de la factura eléctrica en los hogares que tengan reconocido el Bono Social como consumidor, en los tipos vulnerable, vulnerable severo y en riesgo de exclusión social.

Precisamente, en este punto, se ha fijado en las "muchas dificultades de gestión" que está provocando la aplicación del Real Decreto (RD) del Gobierno central para el cumplimiento del Bono Social y, de ahí, la subvención de la mitad del coste de la factura para "hacerla compatible con un RD que esta resultado complicado".

"Hay que mejorar la gestión del Bono Social y tiene que haber responsabilidad y amparo por parte del Gobierno de España" para que las compañías eléctricas bonifiquen a las familias más pobres, ha aseverado la consejera, que ha defendido, al tiempo, las actuaciones "correctas" del Gobierno castellanomanchego en la mejora del Bono.

Labor de Cruz Roja

En esta línea de acción, ha ensalzado la labor de Cruz Roja "sin cuya ayuda sería totalmente imposible este Plan de Pobreza Energética" que se ha fijado, como objetivo esencial, según Sánchez, reducir el número de personas que no pueden "pagar la factura" de la luz y mantener su casa con una temperatura adecuada, particularmente las familias con hijos menores de 16 años, para que "la pobreza energética vaya desapareciendo, estructural y coyunturalmente".

Aquí, la titular de Bienestar Social ha dejado claro que, con las ayudas económicas del Plan, en la estrategia de dar "respuestas urgentes" a las medidas energéticas, "ninguna familia de Castilla-La Mancha está en situación de pobreza energética".

Y, en este contexto, ha detallado que, desde su puesta en marcha en 2016, 57.000 castellanomanchegos se ha beneficiado del Plan Regional, de ellos 26.537 menores, y han recibido ayudas económicas 54.500 personas, además de paralizarse 1.046 cortes de suministro, que han llegado a 2.500 ciudadanos.

Por su parte, el presidente de Cruz Roja, Jesús Esteban, ha agradecido la "sensibilidad" del Ejecutivo regional "con los más necesitados" con la renovación del convenio de colaboración porque "era un clamor que Castilla-La Mancha era la región más pobre de Europa y en la que, por ello, la crisis se ha cebado aún más".

Ha valorado, sobre todo, las ayudas de Emergencia Social, ante los "problemas en los procesos administrativos", que se pueden incorporar a los programas que tiene en marcha, como el Plan de Empleo para desfavorecidos o el de 'éxito escolar' para niños

Y, por último, ha coincidido con la consejera en "la importancia" del Bono Social regional al datar que, a nivel nacional, ha habido en torno a 400.000 solicitudes y se han concedido únicamente 170.000 ayudas, por sus "muy estrictos requisitos". 

COMPARTIR: