LOS HOSTELEROS LO HAN CALIFICADO COMO "UN DESASTRE"

Así está viviendo Castilla-La Mancha las primeras horas del confinamiento perimetral

Castilla-La Mancha ha vivido con normalidad las primeras horas del confinamiento perimetral de la comunidad autónoma incluido en el decreto de estado de alarma, que ha entrado en vigor a las 00.00 horas de la pasada noche, aunque con el lamento de los hosteleros que lo han calificado como "un desastre".

Según han informado a Efe fuentes de la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha, desde la entrada en vigor del decreto del estado de alarma no hay constancia de que haya habido ningún tipo de incidente en los controles que han montado los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, para velar por el cumplimiento del confinamiento perimetral de la región.

El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca, explicó este jueves que los controles se iban a montar en las comunidades autónomas limítrofes, en particular con la Comunidad de Madrid, que tiene límites territoriales con las provincias de Guadalajara, Toledo y Cuenca.

Asimismo, Tierraseca avanzó que iba a haber coordinación con las comandancias de la Guardia Civil de las comunidades de Andalucía y Extremadura, para unificar los controles que es necesario realizar "mientras dure el cierre", ya que ambas autonomías no tienen cerrado su territorio.

Sin embargo, la medida ha sido considerada como "un desastre" por parte de los empresarios del sector turístico y hostelero de la región, ya que ha supuesto que han perdido "dos puentes importantes", porque no van a poder venir visitantes de la Comunidad de Madrid, el principal mercado emisor de la región, en los puentes de Todos los Santos y de la Almudena.

Pero tampoco van a poder venir visitantes de la Comunidad Valenciana, el segundo mercado para la región, y de otras comunidades autónomas que también son el origen de las personas que visitan con mayor frecuencia Castilla-La Mancha, como son Andalucía y Castilla y León, ha explicado a Efe el secretario general de la Federación de Hostelería de Castilla-La Mancha, Valentín Salamanca.

Salamanca, que también es secretario de la Asociación de Hostelería de Toledo, ha dicho que la falta de visitantes afecta tanto al hospedaje como a la restauración, en particular a las ciudades históricas más cercanas a Madrid, como Toledo o Cuenca, así como al turismo rural.

Y ha advertido que viene a empeorar la "situación dramática" que está viviendo el sector turístico, en el que "llueve sobre mojado" y ve como "se van perdiendo oportunidades" para la recuperación de la crisis que ha generado el coronavirus.

El impacto del cierre perimetral se ha notado también en Almadén (Ciudad Real), donde la empresa Mayasa ha visto cómo el cierre perimetral de Castilla la Mancha y Madrid ha hecho que se cancelen estos días de puente decenas de visitas al Parque Minero procedentes principalmente de la capital de España.

Así lo ha explicado a Efe desde Mayasa Aniano Castellanos, quien ha dicho que estos cierres perimetrales "están causando numerosas anulaciones lo que repercute negativamente en los ingresos turísticos previstos para este año".

Retención a la altura de Illescas

Debido al control que han montado los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado a la altura de Illescas (Toledo), un usuario de Twitter ha informado a través de su perfil de un atasco de varios kilómetros de retención hasta la salida de Casarrubuelos.

 

Ruiz Molina no se muestra demasiado optimista

A su vez, el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Antonio Ruiz Molina, no se ha mostrado demasiado optimista sobre las perspectivas para los próximos meses, al ser preguntado este viernes sobre las previsiones del Ejecutivo autonómico respecto a la Navidad y si el confinamiento perimetral de Castilla-la Mancha permitirá ser más flexibles en esa época del año.

A preguntas de los periodistas, Ruiz Molina ha recordado que casi todos los gobiernos autonómicos están tomando medidas de cara a octubre y noviembre, con arreglo a criterios técnicos, con el objetivo de que "tengan efecto" y de "ver si se puede levantar la mano de alguna manera en Navidad".

Sin embargo, ha dudado de que vayan a tener "un efecto tan rápido como para recuperar la campaña de Navidad", dado que "las cosas no están yendo bien", ha reconocido.

Por lo tanto, el puente de Todos los Santos será como "un fin de semana normal" en Castilla-La Mancha desde el punto de vista turístico, orientado al consumo interno, ha apuntado Valentín Salamanca, con todas las limitaciones que determina el estado de alarma, incluido el de fijar medidas de seguridad en los cementerios que han adoptado muchas ciudades y pueblos de la región.

Compartir