15 de septiembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

PUENTE ATIRANTADO DE TALAVERA

Denuncian graves desperfectos en una de las polémicas "obras del despilfarro" realizadas en Castilla-La Mancha

El grupo municipal Ganemos en el Ayuntamiento de Talavera de la Reina (Toledo) ha exigido al equipo de Gobierno que se lleve a cabo un informe técnico preciso del Puente atirantado para valorar la seguridad de la estructura y las primeras deficiencias que presenta. Se da la circunstancia de que este puente fue muy criticado en su día por la inversión de más de 71 millones de euros de dinero público realizadas por el entonces Gobierno regional de José María Barreda, un proyecto ubicado dentro de las llamadas "obras del despilfarro" que se hicieron durante una época en Castilla-La Mancha.

En rueda de prensa, el viceportavoz de Ganemos, Miguel Ángel Sánchez, junto a la portavoz, Sonsoles Arnao, ha asegurado que desconocen si existe un plan de conservación del Puente atirantado ya que lo único que hay son las declaraciones de la concejala de Urbanismo, María Rodríguez, en las que informaba de un coste de mantenimiento anual de 20.000 euros en luz, 80.000 euros cada cuatro años en revisión y "los servicios técnicos no sabían calcular exactamente la revisión de los ocho años de las tirantas que tocaría en 2019".

Sánchez ha explicado que el Ayuntamiento de Talavera accedió a recepcionar el denominado Puente de Castilla-La Mancha el 7 de octubre de 2011, construido por la Junta de Comunidades, pasando a ser de propiedad municipal, con las obligaciones que conlleva respecto a las actuaciones de control y conservación.

Según la normativa española respecto a este tipo de estructuras, ha indicado, el Ayuntamiento no está haciendo los controles respectivos, y tampoco el equipo de Gobierno ha presupuestado "ni un duro" para la revisión de las tirantas del Puente.

En este sentido, el viceportavoz de Ganemos ha afirmado que el Puente está empezando a tener las primeras deficiencias, y se ha referido a una zona concreta de contacto entre el viaducto que llega de la zona sur, de la parte del barrio Santa María, y el tablero del puente sujetado por las tirantas.

También ha mencionado la junta de dilatación que hay entre los dos tramos, la cual se está empezando a abrir y ha obligado, según ha indicado, a desviar el tráfico y colocar una chapa por donde caminan los ciudadanos. "Este invierno se está produciendo una mayor dilatación y no se está llevando ningún tipo de control", ha dicho.

En su opinión, este puente, al tener 192 metros de altura, va a tener "un coste brutal" de mantenimiento y ha señalado que es una situación que les preocupa por lo que llevarán una pregunta al Pleno, al considerar desde Ganemos que es algo "bastante serio".
De hecho, ha recalcado que la recepción de este Puente fue una "temeridad" por parte del equipo de Gobierno pues se debería haber previsto algún tipo de convenio con la Junta de Comunidades por su elevado coste de mantenimiento.

Al respecto, la portavoz de Ganemos, Sonsoles Arnao, ha culpado al equipo de Gobierno de "desidia" en su gestión, y ha mostrado su preocupación por lo que va a pasar en el futuro con el Puente, pues, a su juicio, "va a hipotecar en cantidades importantes a esta ciudad".

Arnao ha lamentado igualmente el incumplimiento por parte del Gobierno municipal de los acuerdos plenarios, y ha recordado una moción aprobada para que la convocatoria de talleres de empleo incluyera uno de arqueología, como espacio de formación para jóvenes y que sirviera además para las excavaciones que se están desarrollando, una de ellas la que se lleva a cabo en el solar de ampliación de los juzgados de Talavera.

Si bien, ha criticado que en la propuesta que se ha presentado a la Junta no figure dicho taller de arqueología, del cual, ha precisado, desde Ipeta no tenían ni siquiera conocimiento del mismo.

Por último, han presentado la solicitud de comparecencia del concejal de Economía, Arturo Castillo, para que explique lo que sucede con la contratación pública en el Ayuntamiento y con determinados contratos que los servicios técnicos de Intervención han fiscalizado e incluso han recomendado una actuación diferente, como es el caso del servicio de grúa municipal, donde "el despilfarro es manifiesto".

También se ha referido a otros contratos como el de financiación de publicidad de medios de comunicación, el de defensa jurídica y los contratos menores, de los que, en su opinión, "se abusa de ellos para evitar la contratación pública en libertad de concurrencia y en una mayor competencia".

Respuesta municipal

Por su parte, la portavoz del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Talavera de la Reina (Toledo) y concejala de Urbanismo, María Rodríguez, ha desmentido que no se estén llevando actuaciones de seguimiento del puente atirantado, y que consisten de hecho en revisiones "visuales" todos los años. Preguntada sobre las declaraciones de Ganemos acusando al equipo de Gobierno de no llevar ningún tipo de control ni haber reservado una partida presupuestaria a la revisión que le correspondería a los ocho años en el caso de las tirantas, Rodríguez ha aclarado que es cierto que las labores de mantenimiento corresponden al Ayuntamiento pero que la revisión obligatoria es a los 10 años desde su recepción en 2011.

Rodríguez ha asegurado que existe un plan de conservación que incluye "revisiones anuales visuales", para las que se formó a técnicos municipales en el mantenimiento específico de este tipo de estructuras. "Una vez que finalicen los diez años, en el año 2021, habrá que hacer una inspección completa que se encargará a una empresa externa", ha comentado.

Respecto a las primeras deficiencias que está presentado el Puente de Castilla-La Mancha, la portavoz del equipo de Gobierno ha reconocido que hay un problema con la junta del puente, "que se ha abierto", ha dicho, por lo que se llamó a la empresa responsable de las obras para que pudiesen revisarlo. "Nos comentaron que está dentro de los límites de tolerancia del movimiento del tablero y, de momento, lo que se va a sustituir es la junta de dilatación por otra de mayores dimensiones", ha indicado.

Sobre el coste de la revisión de los diez años, Rodríguez ha afirmado que será "exhaustiva" por lo que deberán solicitar presupuestos y sacar un proceso de licitación al tratarse de un importe elevado.

COMPARTIR: