HA SIDO ACUSADO DE UN DELITO DE ASESINATO Y OTRO DE HOMICIDIO EN TENTATIVA

El detenido por agredir con un cuchillo a una mujer en Toledo mató antes a golpes a otra mujer de su familia

El varón de 44 años que el pasado viernes fue detenido por agredir con un arma blanca a una mujer en una vivienda de la localidad toledana de Yeles, causó de forma previa la muerte a una mujer, con la que tenía un vínculo familiar de segundo grado, con un objeto contundente. Se le acusa de un delito de asesinato y otro de homicidio en tentativa.

En nota de prensa, la Guardia Civil ha informado de que el pasado día 2 de agosto, sobre las 9.15 horas, la Guardia Civil tuvo conocimiento de que se había producido una agresión con arma blanca en una vivienda de la localidad de Yeles, por lo que inicialmente se trasladaron varias patrullas de Seguridad Ciudadana de la zona.

Los agentes se entrevistaron con la víctima, una mujer a la que un hombre había causado heridas en varias partes de su cuerpo con un cuchillo de cocina, de unos 25 centímetros, tras pasar la noche con él a cambio de dinero y pretender éste recuperarlo.

Pocos minutos después la Guardia Civil localizó a este hombre en una calle próxima, por lo que fue detenido de forma inmediata, mientras que la mujer fue evacuada al Hospital Virgen de la Salud de Toledo donde confirmaron la gravedad de las heridas pero sin peligro para su vida.

La gravedad de este hecho motivó que el Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Illescas se hiciera cargo de su investigación.

Otra mujer muerta

Ese mismo día, sobre las 14.30 horas, se pusieron en contacto con el teléfono de urgencias de la Guardia Civil, 062, para informar que en una vivienda de esta misma localidad había una mujer fallecida, por lo que inicialmente se desplazó hasta el lugar una patrulla de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil, la cual informó que esta persona presentaba evidentes signos de violencia, por lo que el Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Illescas también se hizo cargo de la investigación de este suceso.

La Guardia Civil comprobó que se trataba de una mujer de 58 años que vivía sola, poseía una enfermedad crónica y tenía movilidad reducida, por lo que recibía asistencia diaria, y que además tenía un vínculo familiar de segundo grado con el hombre detenido horas antes.

Agentes del Laboratorio de Criminalística de la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Guardia Civil de Toledo, realizaron una metódica inspección técnica ocular en esta vivienda y comprobaron que ninguno de los accesos de esta propiedad habían sido forzados.

Poco después la Guardia Civil halló el vehículo del detenido en las proximidades de esta vivienda y descubrieron en su interior una herramienta de grandes dimensiones con restos biológicos de la fallecida.

Este hombre fue trasladado a dependencias del Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Illescas donde se instruyeron diligencias por un delito de asesinato y otro delito de homicidio en grado de tentativa, por lo fue puesto a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Guardia de Illescas.

COMPARTIR: