UNIÓN DE FUERZAS

Organizaciones de Guadalajara se suman al 'Manifiesto de Sigüenza' contra la despoblación

La Red Española de Desarrollo Rural (REDR), la Red Castellano-manchega de Desarrollo Rural (Recamber), la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Guadalajara (APAG-Asaja), así como los sindicatos UGT y CCOO han suscrito el documento de adhesión al manifiesto de diez puntos acordado en Sigüenza, promovido por los grupos de acción local de la provincia, para luchar frente a la despoblación en una provincia cuyos pueblos han perdido el 20 por ciento de la población en 20 años.

A este documento, que pretende convertirse en el estandarte de la lucha contra la despoblación y el envejecimiento de los pueblos, se han sumado ahora los presidentes y responsables de las organizaciones firmantes. Un decálogo que nace con la intención de seguir sumando adeptos a un proyecto que nació de los grupos de desarrollo rural de la provincia Adac, Adasur, Adel Sierra Norte, Fadeta y Molina-Alto Tajo.

Según los datos aportados por el presidente de Fadeta, Jesús Ortega, en rueda de prensa, Guadalajara es la provincia más rural de toda España, ya que de los 288 municipios que tiene, solo ocho superan los 5.000 habitantes mientras que 255 no alcanzan los 1.000, algo que se traduce en que el 95% de la superficie alberga apenas el 22% de la población. Frente a esto, en el lado opuesto, está el Corredor del Henares, que con solo el 5% de superficie acoge el 78% de la población.

Estos grupos de desarrollo promovieron el pasado mes de diciembre el I Foro de Desarrollo Rural para analizar las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades que ofrece este territorio. Más de 500 personas dialogaron y debatieron sobre lo que está pasando en los pueblos y qué se puede hacer para que salgan del "estado terminal" en el que se encuentran por la pérdida de población, escaso desarrollo, disminución de los pequeños comercios y reducida oferta de empleo.

Ahora, tal y como ha señalado el presidente de Fadeta, el objetivo de este decálogo es convertir los problemas en oportunidades, dinamizar el territorio y estas adhesiones son una prueba más de este compromiso en la lucha frente a la despoblación, ha dicho.

Mientras, el presidente de Adac, Vicente Hita, ha instalado al apoyo de las distintas administraciones, también la europea, porque a su juicio son necesarias medidas para luchar frente a la despoblación. "No queremos convertir los pueblos en urbanizaciones de verano", ha afirmado.

De su lado, el presidente de Adel Sierra Norte y alcalde de Sigüenza, José Manuel Latre, ha dejado claro que "el día que un pueblo queda vacío, hemos perdido una batalla", pero ha apuntado que hay que seguir adelante y evitar que los pueblos no sean un lugar de paso sino un lugar donde se creen oportunidades.

Por su parte, el presidente de REDR, Secundino Caso, ha opinado que en cierto modo se está de "enhorabuena" porque ya se ha conseguido que el problema de la despoblación figure en la agenda de las instituciones y "van a venir fondos de Europa", así como que las comunidades autónomas "se están poniendo las pilas".

En todo caso, ha manifestado que espera que este problema no sea solo algo que figure en el discurso de los políticos "por estar de moda" sino que se pongan en marcha medidas para luchar contra ello. "O se dan ayudas de discriminación positiva o es imposible, hay que legislar pensando en la gente del medio rural", ha dicho.

Finalmente, el presidente de la Red Castellano-manchega , José Juan Fernández, ha reivindicado medidas "valientes" en esta lucha para que los pueblos pequeños no desaparezcan.

COMPARTIR: