LA DOCTORA MARGA CAÑELLAS

Una pediatra defiende que la vuelta al cole no ha empeorado la pandemia: "Todo lo contrario"

La coordinadora autonómica de Pediatría de las Islas Baleares, la doctora Marga Cañellas, asegura que "la apertura de los colegios no ha empeorado la situación" sanitaria de la pandemia de coronavirus, sino "todo lo contrario", subraya.

"Había mucho miedo y peticiones de no abrir los colegios hasta no tener controlada la situación", pero a nivel epidemiológico "no se ha notado en ningún caso", ha declarado la pediatra en una entrevista con Efe para analizar el inicio del curso escolar y sus primeras semanas.

Es verdad, ha dicho, que se están detectando casos "puntuales" del virus entre menores; de hecho, en Baleares entre un 5 y un 10 % de todos los contagios de SARS-Cov-2 son "pediátricos". A día de hoy, los centros sanitarios públicos diagnostican unos diez casos diarios.

La especialista ha explicado que de la covid-19 en las edades pediátricas "se conoce poco", si bien las publicaciones sanitarias y científicas inglesas, francesas y alemanas están llegando a la misma conclusión: que la apertura de las aulas "no empeora la situación".

Es más, ha continuado, los niños están siendo "un ejemplo" en los colegios de cómo vivir las medidas de prevención, que está demostrado científicamente que son el único modo de "contención" de esta epidemia y también de otras, como la gripe.

Cañellas ha alabado "la concienciación" de los menores y su ejemplo diario en el mantenimiento de la distancia de seguridad en los colegios mediante los "grupos burbuja", el lavado de manos, el uso de gel y el empleo de la mascarilla. Además de esto ha recordado la importancia de airear los espacios cerrados, como las aulas.

En este sentido, la coordinadora autonómica de Pediatría se ha mostrado convencida de que los menores "se adaptan mejor a los cambios que los adultos".

"Los niños nos han dado una lección de resiliencia" en la primera ola del coronavirus, lo que les llevó a un largo confinamiento en sus casas, sin salir a la calle -mientras que los "perros" sí podían apunta-, y a seguir las clases "online".

"Podemos aprender mucho de ellos: han sufrido, les hemos culpabilizado (como posibles contagiadores), les hemos estigmatizado impidiéndoles ir al cole y socializarse; pero de todo esto hemos aprendido", ha asegurado la doctora.

Compartir