COLABORACIÓN ENTRE LA UCLM Y EL COMPLEJO HOSPITALARIO DE TOLEDO

Salud y confinamiento: 1.500 mayores de Toledo participan en un estudio sobre las consecuencias del encierro

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y el Complejo Hospitalario de Toledo están realizando un estudio, llamado 'Impacto del confinamiento domiciliario del Covid-19 sobre la salud de los adultos mayores: un "experimento natural" en España', con el que pretenden conocer cómo ha evolucionado el estado de los mayores que han estado confinados en sus casas durante la pandemia.

Un estudio que han presentado este jueves en rueda de prensa la consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez, junto al jefe del Servicio de Geriatría del Complejo Hospitalario Universitario de Toledo, Francisco José García, y el profesor de la UCLM Ignacio Ara.

Ara ha señalado que este proyecto agrupa a más de 1.500 mayores de 65 años que viven en Toledo y otros quince municipios de los alrededores, con el objetivo de conocer "qué les ha pasado a los mayores cuando han estado confinados y cuando se han desconfinado", con el objetivo de averiguar qué necesitan para poder superar los perjuicios que les puede haber ocasionado estar encerrados en casa tanto a nivel físico como psicológico.

Ara ha destacado que en el estudio se tienen en cuenta parámetros como los hábitos alimenticios, el sedentarismo o la influencia del alcohol y el tabaco en estas personas. Del mismo modo, ha detallado que ya se conoce la información sobre el confinamiento, mientras que falta por averiguar la evolución cuando este finalizó.

"La idea es saber si el confinamiento se asocia a la reducción de la actividad, más ingesta de alcohol o si los cambios son especialmente más negativos en quienes tienen menor nivel de estudios, viven solos o en viviendas más pequeñas y tienen menos funcionalidad", ha desgranado. En este punto, ha comentado que la hipótesis del estudio hace esperar que aquellas personas más vulnerables recibieran un impacto más fuerte y tengan más dificultades para llegar al nivel previo al confinamiento, y así poder realizar políticas de envejecimiento activo acordes a la situación.

"Esa comparación --entre el preconfinamiento, el confinamiento y el postconfinamiento-- es un potente diseño de investigación, tener tres momentos temporales distintos con más de cien preguntas para recoger esa información", ha aclarado, explicando que la próxima ronda de llamadas a los participantes en el estudio se hará "en breve", en unas dos o tres semanas.

De su lado, Francisco José García ha resaltado que ambos grupos de la UCLM y el Complejo Hospitalario de Toledo mantienen una colaboración "muy exitosa" desde hace más de diez años evaluando a personas mayores de 65 años, lo que también ha permitido el tener la información preconfinamiento del grupo participante en el estudio.

Así, ha considerado que esta colaboración está desarrollando un grupo de investigación multidisciplinar que puede poner a Castilla-La Mancha como "una de las comunidades con unas líneas de investigación en envejecimiento punteras, que ya lo es".

"En la situación en que estamos, a los clínicos nos parece muy importante saber lo que ha pasado en casa. La impresión es que el impacto del sedentarismo y el confinamiento en la situación física, funcional y emocional ha sido importante y este estudio nos va a permitir identificar hasta qué punto", ha desarrollado.

Recomendaciones para los mayores

Así, ha querido emitir una serie de recomendaciones para mejorar la situación de los mayores en estos momentos, poniendo de relevancia la importancia de la familia y manifestando que la interacción social es "fundamental". "Que la población mayor no haya tenido mayor impacto probablemente es por eso en parte", ha añadido.

También ha remarcado la importancia de la monitorización de las patologías crónicas en las personas que las tengan, así como los síntomas derivados de estas. En este sentido, ha considerado "interesante" el encontrar algún dispositivo que pudiera monitorizar si se hace o no actividad física, aunque ha reconocido que esta idea está actualmente en un estado "muy embrionario".

De su lado, la consejera de Educación, Cultura y Deportes ha señalado que este estudio estuvo dentro de una batería de proyectos que aspiraban a conseguir una línea de financiación del Ministerio de Ciencia e Innovación, pero a pesar de tener una valoración positiva no fue financiado "por razones presupuestarias".

Así, fue el Gobierno regional quien decidió financiar el estudio con una subvención de 30.624 euros. "Pensamos que no debía quedarse sin realizar por el interés que suscita y el valor de los equipos que lo realizan", ha argumentado.

Rosa Ana Rodríguez ha incidido en que estos dos equipos de trabajo, más otro proyecto que se está realizando en Albacete, dejan a Castilla-La Mancha como una región con tres grupos de investigación realizando estudios sobre el envejecimiento activo, de un total de 20 en todo el país. "Castilla-La Mancha se convierte en una de las regiones que lidera este tipo de perfiles de investigación", ha defendido.

Compartir