22 de septiembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

AUTORES DE ORIGEN RUMANO

Desarticulado un grupo acusado de cometer robos con fuerza en cuatro provincias, entre ellas Toledo

La Guardia Civil de Navarra ha desarticulado un grupo criminal y ha detenido a seis personas que presuntamente habían cometido siete robos con fuerza en la Comunidad foral, dos en Madrid, uno en Huesca y otro en Toledo.

Los presuntos autores, todos de origen rumano y con antecedentes policiales a nivel internacional, están acusados de once delitos de robo con fuerza, un delito de falsedad documental, un delito de apropiación indebida y otro delito de pertenencia a grupo criminal. Han ingresado en prisión cinco de los detenidos.

Se calcula que el perjuicio económico a las víctimas de los robos investigados rondaría los 800.000 euros, a lo que habría que sumar los daños producidos en los diversos establecimientos violentados, que estaría en torno a los 200.000 euros.

Con la operación, denominada 'Dantxaria', se da por desarticulado "un peligroso grupo criminal con una clara organización jerárquica", en la que un cabecilla impartía órdenes precisas sobre el resto, los cuales se encargaban de labores específicas como logística o vigilancias, según ha informado la Guardia Civil.

Las investigaciones comenzaron tras la comisión de varios robos cometidos en ventas navarras situadas en la frontera con Francia, en concreto, en Dantxarinea e Ibardin.

En estos robos, llevados a cabo durante los primeros meses del 2018 en establecimientos comerciales (estanco y joyería), los autores lograron apropiarse de un botín de tabaco y joyas, que eran puestos a la venta posteriormente en el mercado negro, según ha informado la Guardia Civil en una nota.

La Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Navarra asumió la práctica de las gestiones encaminadas a la identificación de los autores.

Durante las investigaciones realizadas, los agentes lograron determinar la forma de actuar durante los robos, siendo muy similar en todos ellos, utilizando un "punto oscuro" en los sistemas de alarmas de los que disponían los establecimientos, lo que hacía que las alarmas no se dispararan y pudieran actuar sin ser descubiertos.

Este hecho, unido a la utilización de dispositivos electrónicos, vehículos lanzaderas y de vigilancia y sistemas de comunicaciones, todo ello encaminado a eludir la acción de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, hicieron pensar a los investigadores sobre la profesionalización de los autores, los cuales se dedicaban a realizar los robos de manera itinerante, abandonando inmediatamente la provincia para evitar ser detectados.

A medida que avanzaban las investigaciones se iba estrechando el cerco sobre los autores, al igual que se iban detectando otros robos cometidos por las mismas personas en otras Comunidades Autónomas.

El estudio y el análisis de las comunicaciones obtenidas a partir de las intervenciones telefónicas permitieron evidenciar que formaban un grupo criminal formado por dos células, una de ellas asentada en la localidad madrileña de Valdemoro y la otra en Rumanía, de donde eran originarios. Los implicados residentes en Rumanía se desplazaban a España con el único objeto de llevar a cabo las acciones delictivas, abandonando el país inmediatamente después de cometer los hechos.

Durante la operación se llevó a cabo un total de tres registros domiciliarios en diversas provincias (Girona, Toledo y Madrid), en los que fueron detenidas seis personas y se investiga a una séptima. Además se han intervenido un vehículo, varios terminales móviles, numerosas tarjetas de telefonía, así como efectos sustraídos en los robos (televisores, un ordenador, cámaras fotográficas, relojes, oro, etc.).

La detención de dos de los presuntos implicados se realizó en el momento en que supuestamente intentaban huir del país para evitar la acción de la justicia, habiéndose interpuesto por parte del Juzgado instructor otras tres órdenes europeas de detención y entrega contra otros presuntos autores de los hechos que no han podido ser localizados en España.

COMPARTIR: