RUEDA DE PRENSA EN ALBACETE

La realidad de los "trabajadores pobres" en Castilla-La Mancha: ojo a los datos de Cáritas

La directora de Cáritas Diocesana en Albacete, Rosa García, ha indicado que casi la mitad de los hogares que atienden en Albacete son matrimonios con hijos pequeños que no pueden pagarles extraescolares o asegurarles cinco comidas al día y que en el 33 % de los casos acompañan a trabajadores "pobres".

García se ha mostrado preocupada por la situación de esas familias o de los "trabajadores pobres" que pese a tener un empleo -generalmente en hostelería, empleadas del hogar o agricultura- no pueden hacer frente a todos los gastos básicos.

Y ha indicado que, siguiendo la línea de sensibilización lanzada el año pasado con el mensaje "Sé parte", la Campaña de Navidad 2018 de Cáritas quiere reforzar esta llamada a la solidaridad para invitar a la ciudadanía a sumarse al compromiso de mejorar la vida de las personas más vulnerables.

Ese es el objetivo que, bajo el lema "Sé parte de nuestro compromiso", la campaña de este año quiere impulsar para seguir luchando contra la desigualdad y la pobreza.

Con esta campaña, Cáritas quiere seguir fidelizando el apoyo de colaboradores que, de manera gratuita como es el caso de las 1.400 personas voluntarias, o a través de la generosidad de los donantes, permiten desarrollar cada día sus programas de acción social para las personas más vulnerables.

En la rueda de prensa para presentar esta campaña también ha dado cuenta de algunos datos que arroja la última encuesta de la Fundación FOESSA y que advierte que, tras 6 años de crisis económica y otros 4 de recuperación, la exclusión global se ha incrementado casi un 11 por ciento respecto al inicio del ciclo y la exclusión social severa lo ha hecho en un 40 por ciento.

En palabras del secretario general de Cáritas Diocesana de Albacete, Antonio García, "diez años después de la crisis, los grandes números hacen pensar que lo malo ha pasado, pero para miles de personas en Albacete, cada día es una lucha contra el hambre, la pobreza y la exclusión".

El análisis de FOESSA asegura además que la situación se agrava en los hogares con menores, en el caso de familias numerosas o monoparentales, o en aquellas en las que el sustentador carece de estudios o procede de algún país extracomunitario.

Esta radiografía también la advierte Cáritas Diocesana de Albacete en su informe cualitativo de acción social que refleja que, a lo largo de los 9 primeros meses del año, 5.894 personas han sido atendidas en la provincia.

Han indicado que en el 78,7 por ciento de los casos se trata de mujeres, y en el 75 % de los casos, de personas con estudios deficientes, mientras que los hogares sin ingresos atendidos constituyen un 20,3 %, de ellos casi la mitad han agotado sus prestaciones.

Además, ha resaltado que en casi el 33 % de los casos, las personas acompañadas son trabajadores pobres, personas que trabajan en el empleo doméstico, la agricultura y la hostelería, "en condiciones muy precarias", y siguen necesitando de apoyo.

El 48 por ciento de las personas atendidas son parejas con hijos y en el 22,5 % de los casos se trata de hogares monoparentales.

Cáritas advierte, además, de que la principal problemática de estos hogares con menores radica en la imposibilidad de pagar la formación del refuerzo escolar, actividades extraescolares o realizar 5 comidas diarias con pescado, carne, frutas y verdura.

Teniendo en cuenta esta radiografía, Cáritas Diocesana de Albacete ha insistido en la necesidad de seguir contando con la complicidad de la ciudadanía para poder seguir ofreciendo a las personas con las que trabaja un futuro con esperanza.

COMPARTIR: