TAMBIÉN SE CONMOVIÓ AL RECONOCER LA FIRMA DE SU HIJO EN EL LIBRO DE HONOR

La Reina Sofía come por sorpresa en Venta de Aires y emociona a todos los presentes

El Restaurante Venta de Aires de Toledo ha recibido este miércoles la visita de la Reina Sofía que, aprovechando su paso por la capital, ha podido disfrutar de la terraza del establecimiento y degustar algunos de sus platos típicos.

Según han comentado desde Venta de Aires, la Reina ya forma parte del centenario libro de honor del restaurante, que ha recogido su firma acompañada de una bonita dedicatoria.

"Después de una estancia muy agradable y una comida muy rica quiero dar las gracias por su gran hospitalidad. Espero hasta pronto con afecto", ha escrito doña Sofía junto a la directora y propietaria, Cuca Díaz de la Cuerda.

La Reina y sus acompañantes llegaron por sorpresa a Venta de Aires ya que no lo anunciaron hasta un momento antes. Tenían la sospecha de que iba a llegar alguien importante, pero no sabían quién. Fue una emotiva sorpresa para la dirección del restaurante y para los comensales que se encontraban en el comedor y la terraza, que mostraron su apoyo a la monarquía y se oyó en algún momento el grito de "¡Viva el Rey!!".

La Reina comió en el jardín con el resto de  clientes, con mucha normalidad y con alegría por parte de todos por tener allí a doña Sofía. Todos los que quisieron fotografiarse con ella pudieron hacerlo sin ningún problema. Fue el caso del secretario regional de Asaja, José María Fresneda, y la presidenta de la organización en Toledo, Blanca Corroto. También aceptó el regalo de una bolsa de mascarillas, con la que le obsequió Isabel, de la colección de Miky Ferrera.

Un momento muy emotivo fue el de la firma en el libro de honor. Doña Sofía ya lo había hecho con anterioridad cuando era reina de España y en el libro reconoció un buen número de firmas, como la de su propio hijo, Felipe VI, que estuvo en el restaurante en el año 97.

La reina emérita degustó y elogió el mini gin tonic con el que Venta de Aires suele coronar la comida de sus clientes. Puso por los aires, y nunca mejor dicho, los platos que degustó y el trato recibido, siempre con una gran sonrisa en la cara. 

Cuca Díaz de la Cuerda ha tenido palabras muy cariñosas para doña Sofía: "Estuvo muy a gusto y demostró ser una gran mujer, con una gran dignidad y una gran valentía. Y además demostró un gran apoyo a la hostelería en los tiempos que corren. Estuvo comodísima y expuesta a todo el mundo, en medio de la terraza integrada como un cliente más. Una gran señora".

Compartir